DiócesisPrelatura de Bocas del Toro

Viven con alegría y gozo la resurrección del Señor

Con la celebración de la procesión y misa de Domingo de Ramos en las distintas parroquias y capillas, la Prelatura de Bocas del Toro dio inicio a las festividades de la Semana Santa.
El lunes santo fue el día indicado y oportuno para la celebración de la misa crismal,  presidida por Monseñor Aníbal Saldaña. Fue una celebración bien concurrida por laicos de distintas parroquias y se llevó a cabo en la nueva parroquia Sagrado Corazón de Jesús del Empalme, en Changuinola.
Monseñor Aníbal presentó las distintas parroquias con sus párrocos y sacerdotes, explicando una vez más la realidad eminentemente misionera de la Prelatura.
Remarcó la esforzada labor de todos los sacerdotes actuales y los anteriores. Acentuó la necesidad de la oración por los sacerdotes de parte de los laicos e igualmente, subrayó el buen testimonio dado por éstos hasta el día de hoy.
“El ministerio de la Palabra, la administración de los sacramentos y el gobierno en la caridad de las pequeñas parcelas del pueblo de Dios, son las características propias de la identidad y misión sacerdotal”, recalcó el Pastor.
También hizo una llamada a buscar justicia social y solidaridad de hecho para todo el país, para que las autoridades tengan en cuenta la condición panameña de la comarca ngäbe-buglé y de Bocas del Toro.
La celebración del triduo pascual, después de la llamada de Monseñor Aníbal fue con el ímpetu y carácter misionero propio: parroquias que tienen cuarenta comunidades con un solo párroco o tres para distancias difícilmente transitables en ese poco tiempo.
Multiplicándose para atender a las mayores comunidades posibles y en clima de meditación se celebró el triduo pascual destacando el rito del lavatorio de los pies, las grandes caminatas del vía crucis y los ritos de la luz, la Palabra y del agua que realzan la celebración de la cruz y de la resurrección del Señor.

Artículo anterior

De la Cruz a la luz… Chitré celebra la vida

Siguiente artículo

Reafirman su entrega y su misión a Dios y a la iglesia diocesana