ComunidadJóvenes

Una propuesta ecológica

El Papa Francisco lo expresó claramente en la encíclica “Laudato Si”, debemos cuidar de nuestro hogar. Y cuando hablamos de hogar nos estamos refiriendo a la Tierra, el planeta que nos acoge para crecer y ser seres humanos de bien.

Ser buenos cristianos significa también ser individuos comprometidos con el cuidado del planeta y con ser ejemplo para los demás al adoptar medidas de prevención, reforestación y cuidado para que el ambiente no se vea afectado.

Es por ello que en esta ocasión quiero enfatizar la importancia del reciclaje y las medidas necesarias para que la propuesta ecológica mencionada por el Papa en dicha encíclica sea una realidad. Y hay una realidad vigente: aunque existen fundaciones y asociaciones que promueven el cuidado del ambiente, la juventud parece estar ajena a este tema.

Podemos confirmar esto al ver que en las Universidades, colegios y eventos sociales no existe una conciencia de reciclaje y la basura es la protagonista de las actividades.

¿Cuál es la invitación de hoy? Así como en nuestras parroquias y grupos promovemos la espiritualidad y formaciones, empecemos a trabajar campañas ecológicas a la luz de la Palabra y tomando las enseñanzas de su Santidad para ser mejores cristianos en este ámbito.

Cuidar la naturaleza es cuidar la creación y lo que Dios nos entregó para administrar, seamos un vivo ejemplo de que amamos nuestro hogar y seamos promotores de campañas, jornadas de limpieza y reciclaje, actividades que brinden información vital de estos temas e incluso en nuestros templos iniciemos fases de reciclaje y organicemos limpiezas mensuales en las calles, apoyemos en grupo las fundaciones que trabajan en pro del ambiente y hagamos esa diferencia al sumarnos a esa labor de cuidar el ambiente.

Artículo anterior

Jóvenes: “No han sido creados para encajar”

Siguiente artículo

Colón en agonía