DavidDiócesis

Una parroquia que sale a las periferias existenciales

En busca de acercar más la Iglesia a las familias y compartir con ellas el cariño y solidaridad, la Parroquia San Juan Bautista en Boquete, hizo entrega de canastas de comida y juguetes a niños de las comunidades del Francés Abajo, Higo Arriba, Cochea y Macano.
La actividad se realizó el 5 de febrero en la capilla de San Francisco Solano, en Francés Abajo y contó con el apoyo de grupos parroquiales, la comunidad americana y de los grupos de proyección social Ángeles de Luz y Pingüinos.
Un total de 60 niños, con sus familias, disfrutaron de una tarde llena de juegos, premios y dulces la cual inició con la celebración Eucarística donde su párroco, Fray Mynor Barrera, recordó en la Homilía, el llamado que tenemos a ser sal en este mundo, preservando la fe, transmitiéndola a los demás y sin ocultar la luz que se nos ha dado.
Los laicos comprometidos de la parroquia exhortaron a la comunidad a seguir colaborando a través de la donación de alimentos secos, para poder continuar ayudando a quienes más lo necesitan.

Artículo anterior

La alegría de ser misioneros

Siguiente artículo

Infancia Misionera