CulturaVariedad

Toma mi Mano en Bocas del Toro

El programa Toma mi Mano sigue llegando a diferentes áreas para poder llevar mensajes de prevención, talleres vivenciales y creativos.
Como proyecto ya han llegado a Guna Yala, Costa Abajo de Colón, y en proceso está el que llegue a diferentes islas como Taboga, Otoque, Isla Colón, entre otros.
Esta semana estuvieron en la Prelatura de Bocas del Toro específicamente en el Colegio Parroquial San José de Almirante. Los jóvenes de este colegio de séptimo a noveno grado recibieron su retiro anual donde se desarrollaron diferentes temáticas sociales, de crecimiento personal y espirituales con el objetivo de fortalecerlos en sus decisiones y habilidades para la vida.
En medio de cantos, dinámicas, juegos con propósitos los jóvenes de este colegio pasaron horas desarrollando diferentes temas y construyendo sus nuevos propósitos, la idea es no quedar en solo momentos emotivos, más bien de compromisos personales, sociales y espirituales.
Las hermanas Franciscanas Terciarias comprometidas en la educación en valores desarrollan cada año para niños y jóvenes estos espacios de reflexión y oración de escucha de la palabra de Dios y así contribuyen al crecimiento de la Patria.
El Proyecto Toma mi Mano seguirá desarrollando estas actividades a nivel nacional gracias al aporte de la Comisión Pontifica para América Latina, dirigido a la misión específicamente en niños y jóvenes para prevenir la violencia. También gracias al aporte de cada donante y para el área de la ciudad Capital por medio de la Alcaldía de Panamá.
Una de las etapas más complicadas en la vida de toda persona es la adolescencia. Por ello, es también en la que somos más vulnerables a muchas cosas que no son muy sanas para nuestro organismo que digamos, entre ellas, las drogas y el alcohol.
A todas las personas que desean ayudar a los diferentes proyectos de nuestro Centro pueden llevar sus donaciones los días lunes en horario de 6:00 am a 9:00 pm.
Pueden donar ropa en buen estado, alimentos secos y menestras, arroz para seguir colaborando en la comida de los hermanos en calles y trabajadoras sexuales.
Su aporte económico debe ser por medio de la cuenta que aparece al final de esta página que con seguridad seguirá llevando el mensaje en las escuelas, cárceles y comunidades.

Artículo anterior

¿Qué hacer con mis talentos?

Siguiente artículo

Dan nueva vida a los símbolos de la JMJ