ChitréDiócesis

Ser testimonio no solo de palabra, sino también con nuestra vida

La Parroquia San Juan Bautista de Chitré celebró su fiesta patronal con una gran Eucaristía presidida por el padre Miguel Ángel Keller, quien fue designado por Monseñor Rafael Valdivieso, ya que está pronto a cumplir sus 50 años de vida sacerdotal.
El Padre Keller en su homilía, dijo sentirse alegre y agradecido por tener el honor de presidir esta celebración, recordando que en años anteriores fue párroco de la Catedral y que recuerda con mucho amor, la gente y el cariño de este pueblo.
El sacerdote habló sobre la misión de ser profeta, que significa anunciar el plan de Dios y hacer su voluntad. “Un profeta es alguien que también denuncia lo que Dios no quiere, los pecados y las injusticias, es alguien que llama al pueblo a la conversión, a cambiar a mejorar, a vivir de verdad los valores del Reino de Dios, es alguien que persevera fielmente en esa misión”, dijo.
Así habló de Juan el Bautista, como el mejor modelo para todos, no solo para los sacerdotes sino para todo bautizado. “Las fiestas de nuestros santos patronos no les sirven a ellos, ya que gozan del cielo, realmente nos sirven a nosotros que estamos llamados a ser Santos y vivir como verdaderos cristianos”, señaló, recordando que desde nuestro bautismo somos consagrados para ofrecer a Dios todo nuestro ser y toda nuestra propia vida.
Durante la homilía exhortó a los presentes a ser testimonio no solo de palabra, sino también con nuestra vida, como una de las misiones a la vocación a la que Juan Bautista nos invita a prepararnos como cristianos.
Por su parte, Monseñor Rafael Valdivieso Miranda pidió a Dios, nos ayude a entender la misión que tenemos en medio de esta gran familia cristiana.
“Hoy quiero darle gracias a Dios por esta fiesta de San Juan, lo vivido ayer y hoy. Es un honor y un privilegio para nosotros que el Arzobispo de Panamá y Presidente de la Conferencia Episcopal, José Domingo Ulloa, celebre con nosotros esta Eucaristía; ésta es su casa, su familia”, señaló.
Agradeció también la presencia de Monseñor José Dimas Cedeño, pues su testimonio de vida anima y enriquece a la Iglesia panameña.
Los fieles agradecieron de una manera especial al Padre José Héctor González, Párroco de la Catedral, y a sus colaboradores, por la organización de toda esta fiesta.

Artículo anterior

Fiesta de San Juan en Boquete: atrae a gran cantidad de feligreses

Siguiente artículo

Resaltan modelo ideal de familia en Almirante