Curso BíblicoEspiritualidad

Señor enséñanos a Orar

Veremos cómo Lucas 11, 1-13 se dirige a los paganos convertidos, que necesitan aprender y ser alentado a orar.  Ese pasaje pone de ejemplo al discípulo que le pide a Jesús que los enseñe a orar. Jesús presenta la parábola del amigo insistente el cual enseña que Dios siempre nos escucha. Hay que insistir e insistir.
En esta oración que todos conocemos como el Padrenuestro, encontramos  un saludo y cinco peticiones:
Saludo: Padre nuestro (papacito) en arameo significa “abba”.  Jesús enseña a sus discípulos a dirigir su oración al Padre con esa total perseverancia y confianza.
1ra. Petición: Es un deseo de que todos  los hombres conozcan la santidad de Dios verdadero, dejando a los ídolos que producen esclavitud.
2da. Petición: “Venga tu reino”.  El Reino es el centro y final de todo el proyecto de Dios. El Reino no está solamente en el futuro.  Se concreta poco a poco, a medida que la persona vive un cambio de actitud compartiendo la libertad y la vida.
3ra. Petición: “Danos cada día nuestro pan”. No se trata de pedir solamente  lo necesario de cada día para la vida.  Se trata del pan de la vida eterna, que salvará nuestra vida.
4ta. Petición: “Perdona nuestros pecados, como también nosotros perdonamos a aquellos que nos ofenden”.  Esto nos hace pensar que no tenemos derecho a pedir perdón si nosotros mismos no estamos dispuestos a perdonar.
5ta. Petición: “Y no nos dejes caer en tentación”.  No se trata de errores y fallas, sino de la gran tentación de renunciar al proyecto de Jesús a cambio de los propósitos de satanás.  Sería la traición final, quizá ocasionada por la desesperación, el miedo y la inseguridad.

Artículo anterior

La dimensión comunitaria del proceso catequético

Siguiente artículo

¿El celular afecta nuestras relaciones de familia?