Colón – Kuna YalaDiócesis

Seguir siendo luz, sal y vida en el mundo

Con gran alegría, la Parroquia Sagrada Familia de Margarita recibió a Monseñor Manuel Ochogavía en la primera visita pastoral, que se extendió hasta el pasado domingo 30 de abril.
La visita significó una gran bendición por parte de Dios para esta comunidad parroquial, ya que tuvieron la oportunidad de sentir la cercanía de nuestro Padre y Pastor, de escuchar sus palabras de aliento y sus consejos.
Inició con la Eucaristía, dando paso a una serie de reuniones y visitas con distintos grupos parroquiales e instituciones educativas dentro de la comunidad. Monseñor Manuel se reunió con el Consejo Parroquial de Pastoral, con los Catequistas, jóvenes de confirmación y niños de primera comunión.
Realizó visitas a los Colegios Abel Bravo y La Salle – Margarita,  y se reunió con el personal docente y administrativo de la Universidad Santa María la Antigua. De igual manera, compartió su palabra con algunos enfermos de la comunidad y también tuvo la oportunidad de entrevistarse con algunos miembros de la comunidad.
En la Eucaristía de clausura, Monseñor Manuel instó a la comunidad a continuar trabajando en unidad y formando comunión, para así seguir construyendo el reino de los cielos.
También exhortó a la comunidad a continuar siendo luz y sal, a ser ese signo de resurrección, en un mundo donde hay tantos signos de muerte. Señaló que esta visita pastoral marca un hito, en el que inicia un proceso de cambio y transformación en todo nuestro territorio diocesano y en este proceso debemos dejarnos guiar por el Espíritu Santo que guía a nuestra iglesia y nos lanza mar adentro, a enfrentar los retos con alegría y con la certeza que el Señor camina a nuestro lado.
El Párroco de esta comunidad, Padre Martín Delgado, expresó al señor obispo el compromiso de seguir trabajando con miras a construir el Plan Pastoral de la Diócesis y encomendó a Dios la labor de nuestro pastor.

Artículo anterior

Entrega desinteresada

Siguiente artículo

Reafirmaron su compromiso