ComunidadParejas

El Rosario, gran consuelo y esperanza en las parejas

Uno de los momentos más difíciles que atraviesa una pareja es perder un bebé. Todos tratan de ser solidarios y son comunes palabras de consuelo como “lo sentimos”.
Al hablar de la gestación nos sentimos cómodos por la dulce espera. El tratar el tema de la muerte, es diferente, no se hace con igual naturalidad.
Muchos tienen diferentes formas de lidiar con este duelo, la escritora Grace Emily Stark sufrió un aborto espontáneo y ofreció en la página Aleteia el testimonio de lo que realmente fue consolador para ella y no fue otra cosa que rezar el Rosario.
La escritora reconoció que la experiencia de la maternidad es de suma intimidad y que en los misterios gozosos pudo meditar sobre comó María lo vivió desde el momento de la Anunciación.
Indicó que la madre de Dios también comprendió a Isabel cuando sintió que el niño que llevaba dentro saltaba de alegría en la Visitación.
Grace hizo énfasis en el dolor que sintió al sostener al pequeño que ella y su esposo habían perdido y se imaginó cómo le dolería a nuestra Madre el ver a su hijo crucificado. “Meditando sobre los Misterios Dolorosos, me imaginé a María sosteniendo el cuerpo sin vida de Cristo –la imagen célebre captada por Miguel Ángel en la Piedad-, que es obsesiva para cualquier mujer que haya acunado a su hijo sin vida”, agregó.
Grace manifestó que tras meditar el Rosario descubrió a través de la promesa de la vida eterna en los Misterios Gloriosos, una esperanza especial no solo como quien ha perdido un hijo, sino como alguien que ansía con todas las fibras de su ser sostener en sus brazos algún día a su bebé.

Artículo anterior

El gran tesoro ver a sus hijos crecer y ser parte del proceso

Siguiente artículo

Unidos trabajando por una Pastoral Juvenil y Vocacional