EspiritualidadPlan Pastoral

Recapitulando

Ya en pleno mes de marzo de 2017, será bueno y oportuno recapitular y revisar el momento actual del Plan pastoral arquidiocesano. Hay que mirar siempre adelante, pero también a veces es necesario mirar atrás y resituarnos en el camino.
Nuestro Plan pastoral tiene el año 2015 como fecha de inicio, después de un largo proceso de elaboración. Proceso de acuerdo a la metodología prospectiva, cuyo eje y centro es precisamente el futuro que se quiere alcanzar, un futuro realmente querido y posible, ¡la Iglesia que soñamos y queremos ser! Desde ese futuro hemos analizado la realidad y trazado un camino o itinerario.
La metodología prospectiva propicia y exige una mirada procesual, de futuro, con etapas a recorrer y metas a alcanzar; sin prisa pero sin pausa. Una mirada global o de conjunto, que englobe toda la vida y la acción de nuestra Iglesia local, sin conformarnos con reformar solamente algunas cosas. Y una mirada participativa, que promueva progresivamente la participación activa y organizada de todos.
Recordamos que para poner en práctica el Plan, el objetivo de la primera etapa se formuló así: El pueblo de Dios que peregrina en la Arquidiócesis de Panamá está convocado y sensibilizado a vivir su identidad comunitaria para la construcción del Reino, en orden a ser casa y escuela de comunión en el Señor abierta a todos, con una atención preferencial por los pobres.
Siempre se ha insistido -por eso- en el reconocimiento y valoración de la persona, en relación con los demás y desde la propia cultura. Todo el año 2016 la insistencia fue el compartir y la ayuda mutua, en los valores de la fraternidad y solidaridad.
Ha sido una dinámica que busca sensibilizarnos para reconocer nuestra identidad humana y de fe como personas y comunidades fraternas y reconciliadas.

Artículo anterior

Espiritualidad y santidad cuaresmal

Siguiente artículo

El camino de la liberación