DiócesisPrelatura de Bocas del Toro

Reafirman el plan de Dios a través de su unión sacramental

La Parroquia Sagrado Corazón de Jesús de El Empalme se revistió con sus mejores galas el pasado domingo 9 de julio, para celebrar el primer matrimonio, siendo parroquia, en el cual los protagonistas fueron Don Hernán Martínez Caballero y Doña Berta María Aguilar.
Esta celebración es de suma importancia porque manifiesta el misterio de unión y amor fecundo de Cristo y su Iglesia; la decisión libre y espontánea de los esposos cristianos es respuesta en la fe a esta llamada de Dios.
Don Hernán llegó a Bocas del Toro con 21 años procedente de Puerto Armuelles y Doña Berta, a pesar de haber nacido en tierras hondureñas, estuvo desde muy pequeña en esta provincia. Al conocerse, se enamoraron e inician su historia de amor, en la que llevan ya 57 años juntos, y por gracia de Dios, unidos ya en matrimonio.
Esta pareja deja como fruto de su amor a seis hijos, educados con muchos valores; y pensando también ellos, toman la decisión firme de recibir el sacramento del matrimonio, con la convicción de que es una sabia institución del creador para realizar su designio de amor en la humanidad.
La boda fue presidida por el párroco Bartolomeu Blaj, y contó además con la presencia de familiares, amigos, la feligresía de la parroquia y la participación de la pastoral juvenil, quienes emocionados fueron testigos fieles de que este vínculo conyugal, como una reafirmación para toda la vida, como lo establece el plan de Dios, pues a pesar de los años, el amor entre estas dos personas sigue vivo, tanto así que su deseo era recibir la bendición de Dios.
La felicidad en el matrimonio es una verdadera conquista, una lucha sostenida no con nuestras manos, sino con la gracia de Dios. Hombre y mujer alcanzan la plenitud de su ser en el amor. Esta vocación matrimonial al ser plan de Dios ha de ser pleno, único y comprometido con Dios, con la pareja y con la sociedad.

Artículo anterior

Templo crece estructural y espiritualmente

Siguiente artículo

Testimonios de vida