JMJ Panamá 2019Noticias

Piden a Dios por los frutos de la JMJ

Fieles de todas las parroquias de la Arquidiócesis de Panamá oraron por el éxito y los frutos de la Jornada Mundial de la Juventud que tendrá lugar en Panamá en enero de 2019. Esta jornada de oración fue convocada por el Arzobispo Metropolitano, y se realizará todos los 22 de cada mes, bajo la organización de algún grupo o movimiento de la iglesia católica panameña.
En esta primera oportunidad, la jornada de oración fue organizada por el Movimiento de los Focolares. A eso de las 3:15 de la tarde, llegaron la Cruz Peregrina y el Icono de la Virgen a los estacionamientos del templo.
Poco a poco fueron llegando los fieles para participar de esta jornada que inició con el rezo del Santo Rosario a las 6 de la tarde. Unos minutos más tarde, los presentes pudieron observar la Cruz, misma que ha recorrido el mundo desde el año 1984, y que fue entregada a los jóvenes católicos por el papa Juan Pablo II al finalizar el Año Santo con las palabras «Llevadla por el mundo como signo del amor del Señor Jesús».
Hubo además adoración al Santísimo y la Eucaristía presidida por monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, quien animó a los presentes a trabajar duro en cada una de sus parroquias para tener buenos frutos en esta actividad en la cual contaremos con la presencia de Jóvenes de todo el mundo, reunidos por una sola razón, el amor de Dios.
Finalizada la misa, lo fieles se retiraron contentos y con mucha fe y esperanza en este evento que sin duda dejará grandes frutos para nuestro país y la iglesia católica a nivel mundial.
Con esta fiesta juvenil mundial se busca mostrar al mundo el rostro joven de una Iglesia en salida, dispuesta a formar lío para anunciar la alegría del Evangelio a los alejados, a los excluidos a los que se encuentran en las periferias existenciales y geográficas. Por eso, en medio de esta jornada también se insistió en la necesidad de ser acogedores con todos los peregrinos que llegarán a suelo patrio.

Artículo anterior

Pobres: herederos del Reino

Siguiente artículo

Defender la familia: un compromiso de todos