DiócesisPanamá

Pastoral Social-Cáritas Arquidiócesis de Panamá inicia una nueva etapa

Desde hace poco más de 3 años se inició un proceso para llevar a Pastoral Social y a Cáritas Arquidiócesana a que fueran una sola, y unidas respondieran a esa misión de la iglesia, que se traduce en el amor y se manifiesta en el menos favorecidos, en el olvidado, en lo que el papa Francisco ha llamado: los descartados.
Este proceso llega a su puesta en marcha con la inauguración del Centro de Capacitación Pastoral Social-Cáritas Arquidiócesis de Panamá donde se estarán facilitando una serie de talleres, seminarios, cursos enfocados a ofrecer a jóvenes, mujeres y hombres herramientas para desarrollar sus capacidades personales y para  desarrollar actividades que le permitan alcanzar una vida digna.
En palabras de inauguración, el Arzobispo de Panamá, monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, invitó a los presentes a reflexionar sobre el regalo que Dios nos da a cada uno de nosotros, y la posibilidad de poner en práctica la caridad que no es más que el fruto de su amor por nosotros.
Por otro lado, el  padre Patrick Hanssens, Director de la Pastoral Social-Cáritas Arquidiócesana de Panamá en conjunto con los miembros de la Junta Directiva de Cáritas Arquidiocesana, destacó la importancia del Centro de Formación y brindó detalles de la nueva etapa que se inicia al servicio de los más desfavorecidos, tomando como referencia la doctrina social de la Iglesia como eje fundamental de la formación de Pastoral Social – Cáritas.
Al finalizar las palabras se dio el acto de corte de cinta por parte del Arzobispo de Panamá, monseñor José Domingo Ulloa, padre Patrick Hanssens, padre Remigio Santana y representantes de cada una de las obras sociales que lleva la Arquidiócesis de Panamá.
En este acto participaron de una feria interinstitucional, organizaciones que brindan servicios de formación e información como: INADEH, MITRADEL, Tribunal Electoral, algunos bancos de la localidad, Casa Hogar El Buen Samaritano y Pastoral de Turismo de la Arquidiócesis de Panamá.

Artículo anterior

Amor por nuestros hermanos con VIH

Siguiente artículo

El Domingo del Buen Pastor y las vocaciones