DiócesisPanamá

Pastoral Indígena exige se investigue trágico accidente

La Pastoral Indígena de la Arquidiócesis de Panamá alza su voz ante el lamentable y trágico accidente registrado, el pasado domingo 5 de marzo, que acabó con la vida de 18 hermanos ngäbe, y exige como obligatoria y urgente una investigación al respecto
A través de un comunicado su “dolor profundo por la muerte de los hermanos ngäbe” que murieron al precipitarse el bus en que viajaban para ir a trabajar en Chame; y los tres muertos en el accidente de la carretera hacia Cerro Viejo (Comarca Ng-B) y las dos niñas ahogadas en el río Calobébora (Comarca Ng-B), hace poco.
Respecto al accidente del domingo se preguntan: ¿Quién autorizó ese viaje?, ¿qué permisos tenía?, ¿cuál es la compañía responsable del bus?, ¿cuántos venían en el mismo?, ¿tenía seguro?, ¿a qué velocidad venía el bus?, ¿en qué condiciones estaba el bus?, si es homicidio culposo, ¿quién es culpable ahora que murió el chofer?, ¿quién contrató a los ngäbe?, ¿qué tan ‘normales’ son este tipo de traslados?, ¿tienen algún contrato?, ¿cuánto les pagan a los contratados?
La Pastoral Indígena recuerda que en reiteradas ocasiones ha denunciado los problemas que enfrentan las zonas indígenas. “Los caminos casi intransitables y estrechos, las pocas carreteras existentes mal construidas, y peor aún el mal manejo del control de velocidad y mantenimiento, y a eso se le suma la falta de puentes o zarzos para cruzar los peligrosos ríos” agrega el comunicado.
A la Pastoral Indígena le parece bien y loable que el gobierno y otras instituciones se movilicen para ayudar a los afectados, pero al mismo tiempo señalan que “es lo menos que se puede hacer ante una tragedia de esta magnitud”, pues “un buen número de familias humildes han quedado muy afectadas con este hecho”.
El comunicado con fecha del 8 de marzo, finaliza pidiendo que Ngöbö, Paba-Nana, Ankoré, Ewandam, Sboré, Dios, Padre-Madre, reciba a los fallecidos, consuele a sus familias, proteja a sus hijos, y les dé esperanza en un futuro más justo y digno para todos.

Artículo anterior

CEP regula participación de los predicadores

Siguiente artículo

Cuaresma como camino de esperanza