DiócesisPanamá

Parejas se unen en sagrado matrimonio

Un total de 26 unidades de la Policía Nacional, acompañados de sus respectivas parejas, contrajeron matrimonio en una boda colectiva celebrada en la Basílica Menor Don Bosco.
Las novias llegaban vestidas de blanco en un bus especialmente habilitado para su traslado a la iglesia, donde las esperaban familiares y sus parejas. Los cadetes de la Escuela de Oficiales de la Policía Dr. Justo Arosemena recibieron a los novios con una calle de honor.
Monseñor Pedro Hernández Cantarero, obispo encargado de la Pastoral Especializada de la Fuerza Pública, acompañado del padre Edgar Flores, Capellán de la Policía Nacional presidió la ceremonia religiosa.
En su homilía, Monseñor Hernández Cantarero habló de la importancia del Sacramento del Matrimonio, entre hombre y mujer, como proyecto ideado por Dios; proyecto que puede ser afectado por la injerencia de ideas foráneas.
El también Obispo del Vicariato de Darién exhortó a los esposos a tenerse mutua comprensión y permanente diálogo, dado que el ser policía exige mucho sacrificio que afecta el entorno familiar.
Por su parte, el Director General de la Policía Nacional, Omar Ariel Pinzón Marín, presente en la boda, mostró su regocijo y emoción al ver las felices parejas. “Con la celebración de estas ceremonias, se fortalece el compromiso con Dios y con la familia, y esto nos hace más fuerte como sociedad y como institución”, resaltó el jefe policial.
El padre Edgar Flores reveló que desde que los policías manifestaron su deseo de recibir el Sacramento del Matrimonio iniciaron un período de formación de cinco meses y medio, culminando con la recepción de dicho Sacramento, el día sábado 24 de junio, de manos de Monseñor Pedro Hernández Cantarero.
Al culminar la ceremonia, los recién casados fueron recibidos en una recepción, donde el Director General de la Policía acompañado de su esposa Nacelys de Pinzón felicitó a cada una de las parejas recién casadas.
Cada año la Policía Nacional organiza matrimonios colectivos para sus unidades y personal administrativo, celebrando la Semana de la Familia.

Artículo anterior

Un llamado a la esperanza

Siguiente artículo

El papel de la mujer en la sociedad y la Iglesia