DiócesisVicariato Apostólico del Darién

El obispo en Agua Fría

La semana del 8 al 12 de mayo, Monseñor Pedro Hernández visitó la zona misionera de Agua Fría con el objetivo de conocer más de cerca el trabajo evangelizador que los sacerdotes José Rolando Reinoso y Luis Nebreda realizan en las quince comunidades campesinas, tres comunidades indígenas Gunas y una comunidad Emberá.
En esta visita pastoral, Monseñor Pedro Hernández estuvo acompañado con el joven administrador del Vicariato Robinson Marín y Clara Meza para ver el estado de la casa cural con el fin de irle dando mantenimiento.
Monseñor Pedro Hernández en esta visita aprovecha principalmente para convivir con los equipos misioneros, orar, compartir y escuchar sus necesidades ya que durante el año resulta difícil volver a tener un tiempo más reposado para acompañar las comunidades junto con los misioneros responsables
Durante las visitas a las comunidades se realizó principalmente el sacramento de la reconciliación, la visita a los enfermos, la unción y la eucaristía. Las comunidades campesinas expresaron su alegría de tener entre ellos la presencia de Monseñor, pues les anima en su caminar cristiano.
Al concluir la importante visita, Monseñor Pedro se reunió con el equipo coordinador de la evangelización de la zona para expresarle las necesidades pastorales y la tarea evangelizadora que van realizando en las comunidades.

Artículo anterior

La juventud tiene un rol protagónico en la Iglesia

Siguiente artículo

Nueva coordinación