ComunidadParejas

¿El marido tiene que ayudar a su esposa en las tareas del hogar?

Una vez, una mamá puso a su hijo a lavar los platos después de que él le dijera que eso “era cosa de mujeres”. Muchos dirán es un niño, pero es una parte primordial que desde pequeño aprenda una importante lección que le permitirá ser buen esposo y compañero.
En un post de la página “Oi, eu sinto” se aborda este tema, al contar una conversación entre dos amigos.

“Yo no ayudo a mi esposa
Un amigo vino a mi casa a tomar café. En un momento determinado de la charla, yo dije: “Voy a lavar los platos”. Él me miró con admiración pero un poco perplejo: “Qué bien que ayudes a tu mujer, yo no ayudo porque cuando lo hago mi mujer no lo elogia.
Me volví a sentar y le expliqué que yo no “ayudo” a mi mujer. En realidad, mi mujer no necesita de ayuda, ella tiene necesidad de un compañero. Yo soy un socio en la casa y por esa sociedad las tareas son divididas.
“Yo no ayudo a mi mujer a limpiar la casa porque yo también vivo aquí y es necesario que yo también limpie. No la ayudo a cocinar porque yo también quiero comer y es necesario que yo también cocine. Yo no ayudo con los hijos porque ellos también son mis hijos y es mi papel ser padre.
Yo no soy una gran ayuda en casa, soy parte de la casa. Y respecto a elogiar, cuándo fue la última vez que, después que tú mujer limpió la casa, se ocupó de la ropa, cambió sábanas, bañó a los hijos, le dijiste gracias, pero del tipo: ¡Wao, querida! ¡Eres fantástica!
¿Tal vez porque te han enseñado que todo eso debe ser hecho sin que tengas que mover un dedo? Entonces elógiala como querías tú ser elogiado, compórtate como un verdadero compañero, no como un huésped… Siéntete en casa. En tu casa.

Artículo anterior

Una hermana es más que una amiga

Siguiente artículo

¿Cómo ser consecuente y además consistente?