ComunidadJóvenes

La disponibilidad una virtud a fortalecer en la juventud

La disponibilidad manifiesta de María, es un don y una gran virtud. Solo pensar en esa inesperada misión de ser madre del Salvador; significa para una jovencita israelita romper con sus ilusiones, seguros grandes proyectos en su vida.
Ella se entrega de manera generosa al plan de Dios, al decir sí; con su respuesta pone de manifiesto una gran disponibilidad, capacidad de fe, confianza y entrega que le llevara por nuevos senderos con grandes retos por cumplir…
La directora de la Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis de Panamá y Socióloga, Maribel Jaén, sostiene que se debe partir de que los jóvenes no están en el cielo, están aquí en la tierra en un mundo donde lo más importante para ellos es la vida material, el consumismo, el individualismo, el tener y no el estar disponibles.
Sin embargo, ciertamente nos encontramos con una juventud que tiene como el centro de su vida el dinero y no el valor por la persona humana porque no tiene el acceso a que alguien les  hable de la fe,, como dice Jaén.
Y esa desidia en colaborar o ayudar, según la socióloga es porque están desprovistos muchas veces de cariño y amor; porque las familias donde han crecido a su vez sufren de graves problemas sociales, y viven en una lucha por sobre vivir en ambientes muchas veces adversos.
En nuestro país por ejemplo casi un cuarto de la población vive en pobreza en medio de la riqueza, de riqueza ajena; lo que es un marco importante para poder entender muchas veces la indiferencia de los sectores juveniles, asegura la socióloga.
Agrega que cuando los jóvenes  acumulan frustraciones por la falta de bienestar social, de impunidad y por una cultura relativista y materialista, desconfían y muestran un rechazo a estar dispuesto a colaborar.
La actitud de que el jóvenes no quiera participar en la sociedad, esto obedece a que no se les ha alimentado esa parte emocional y espiritual tan necesario para el desarrollo integral de una persona, señaló la licenciada Jaén.

Artículo anterior

Comprensión y aceptación mutua

Siguiente artículo

¿Cómo enfrentar nuevos caminos?