DavidDiócesis

Instalada nueva congregación en la diócesis de David

La Misión de Llano Ñopo, en la Comarca Ngäbe Buglé, celebró el día 11 de julio, con gran alegría, la llegada de las Hermanas de la Congregación Marta y María; la cual fue fundada en el año 1979, en Jalapa Guatemala.
La Diócesis de David, representada por nuestro obispo, Monseñor José Luis Cardenal Lacunza Maestrojuán, O.A.R, realiza la instalación de esta Congregación de Marta y María, la cual estará a cargo de las hermanas Sara (Superiora), Dania y Leidi; luego de seis años de la partida de las Hermanas Lauritas, de origen colombiano, las cuales estuvieron presentes en esta Misión de Llano Ñopo, acompañando a la comunidad por más de 30 años.
Camino hacia la Misión, se realizó responso por el Venerable padre Moisés González, agustino, quién murió en el Río Tabasará, en el año 1980, cuando iba en misión hacia Llano Ñopo, específicamente en Sitio Prado y quien está en proceso de beatificación.
En la homilía que se realizó por la instalación de las hermanas Sara, Dania y Leidi, de la Congregación Marta y María, nuestro Pastor Diocesano, Monseñor José Luis Cardenal Lacunza Maestrojuán, de la orden de Agustinos Recoletos, se refirió a Marta y María de Betania, amigas y discípulas de Señor, orantes, contemplativas y solidarias.
Monseñor Lacunza, también hizo referencia, a la memoria litúrgica de San Benito; resaltó su lema en latín reza “Ora et labora”, que resalta nuestra vocación cristiana de alabanza a Dios, la lectura orante de la Palabra y el trabajo cotidiano en bien del prójimo, como camino de santidad y de hacer vida nuestra fe y Eucaristía.
La Congregación Marta y María es de origen guatemalteco y está caracterizada por el arduo trabajo, alegría y juventud de las hermanas, que sabemos brindará una vitalidad a la evangelización en el área de Llano Ñopo.
La Diócesis de David les da una cordial bienvenida a la Congregación Marta y María; animándoles para llevar a cabo la Misión Evangelizadora en esta hermosa área de nuestra diócesis; seguros de que realizarán la misión que el Señor nos encomienda a todos los cristianos, con amor, entrega, abnegación, misericordia y la alegría que resaltó en todo momento, al compartir con estas hermanas misioneras.
Se compartió un delicioso almuerzo, como signo de la alegría de la comunidad, que también acogió la llegada de esta nueva misión, con gran esperanza y alegría.
Presentes en la segunda imagen (de arriba hacia abajo) el P. Moisés Gaitán, Vicario General, Mons. José Luis Cardenal Lacunza, O.A.R, Obispo de David y los sacerdotes de la misión (de la Orden de San Agustín – O.S.A.): P. Anel Cedeño, P. Higinio Barría, P. José María (visitante), Fray Fabián Cerezal y P. Roberto Carpintero. Hermanas: Sara (Superiora), Dania y Leidi.

Artículo anterior

La catequesis a niños y jóvenes es tarea de todos

Siguiente artículo

Templo crece estructural y espiritualmente