Laicos

Histórico caminar de un periódico católico

El 24 de febrero de 1985 apareció el primer número del quincenario de nuestra Iglesia Panameña, Panorama Católico, en Atalaya. Era el inicio de una aventura eclesial y el cumplimiento y concretización de una promesa y un sueño del inolvidable Arzobispo de Panamá, Monseñor Marcos Gregorio McGrath (q.e.p.d.)
Son 32 años de histórico caminar con la Iglesia y con la Patria en 1590 ediciones entregadas!
De un humilde y escuálido “periodiquito”, como lo llamaban, frágil por su apariencia, pero fuerte y vigoroso por su contenido, hemos pasado a convertirnos en una sólida referencia a nivel nacional, habiendo atravesado tiempos suaves y tiempos fuertes, bonanzas, nubarrones y grandes tormentas.
No es mi intención ni mi papel analizar el trabajo realizado ni evaluar el aporte de esta publicación desde su creación, lo que tocará a otros hacerlo en el futuro. Sí siento en lo personal, el deber de agradecer una vez más, el haber tenido la oportunidad de poner desde el primer momento, a través de mi humilde trabajo en este medio, un granito de arena en la construcción de nuestra Iglesia y de nuestra Patria.
Como sabemos, Panorama ha pasado por cambios tecnológicos importantes a lo largo del tiempo, sin un aumento en el precio de venta, para poder brindar un servicio si bien modesto, eficiente y valioso, a nuestros lectores, procurando llevar a la población buenas noticias y formación adecuada, al menor costo posible para el lector. Sin embargo, los altos costos actuales han hecho imprescindible aumentar el precio de 25 a 50 centavos por cada ejemplar. Es una decisión que no ha resultado fácil, pero que confiamos sea aceptada y comprendida por nuestros fieles lectores.
Al conmemorar un aniversario más, recordamos con gratitud a los compañeros y compañeras que hicieron Panorama, en especial a los que ya no están con nosotros, y a quienes con su consejo confianza y amor nos alentaron a seguir adelante.

Artículo anterior

Mensaje en el Día de la Mujer

Siguiente artículo

“La Palabra es un don. El otro es un don”