CatequesisEspiritualidad

Elemento esencial en la Catequesis

El suscitar una experiencia religiosa en el catequizando es de suma importancia. De ello depende que la próxima generación de cristianos sean auténticos discípulos de Jesucristo, que sean testimonio de su amor, y hagan presente el Reino con su manera de vivir.
Al analizar algunos libros de catequesis podemos notar el avance que se ha tenido en esta materia, en lo que se refiere a tratar de suscitar esa experiencia. Ya son pocos los libros que presentan solamente conocimientos religiosos para memorizar. Todavía hay uno que otro que solo toca la realidad sin pretender iluminarla a la luz de la Palabra de Dios. Nos corresponde, poner nuestro esfuerzo como Iglesia, para tratar de seguir avanzando en esta materia; ponernos de acuerdo en cuanto a los objetivos que se buscan en la catequesis. Pero esto exige mucha humildad. Reconocer que tenemos que trabajar juntos como cuerpo eclesial, para poner las directrices a la hora de publicar nuevos libros de catequesis. No podemos aislarnos, ni como sacerdotes, ni como parroquia, ni como diócesis.
Con esto no estoy hablando de uniformidad, sino de unidad. Tener los principios catequéticos claros a la hora de personalizar cada libro o manual de catequesis según la circunstancias de las distintas diócesis. Es obvio, que no se puede seguir un mismo manual para todo el mundo, pero es importante tener claro la esencia de lo que se está haciendo, es decir, ayudar a las personas a interpretar en los sucesos de sus vidas, la presencia amorosa de Dios; y como siempre habrá una Palabra que ilumine esa realidad.
Cuando alguien encuentra respuesta, en medio de la comunidad de hermanos, va a sentir la motivación de apoyarse en ella y seguir caminando en medio de su formación. Alguien puede venir con una intención algo obligada a la catequesis (por ejemplo, recibir un sacramento) pero si se siente acogida, acompañada por la comunidad y va encontrando luces que le ayuden en su diario vivir entonces sus convicciones e intenciones cambiarán y habrá una experiencia en esa persona que le ayudará para toda su vida.

Artículo anterior

El valor de la alegría

Siguiente artículo

Jesús dirige la palabra a los paganos