ComunidadFamilia

El uso correcto de medicinas en menores

Dar medicamentos a los niños de forma segura puede ser complicado. Muchos padres se sienten presionados cuando su hijo pequeño necesita ciertos medicamentos y saben que el hecho de darle demasiada cantidad o una cantidad insuficiente le podría provocar graves efectos secundarios. Pero con un poco de información e insistiendo en re-visar la dosis varias veces, podrá dar a su hijo medicamentos de una forma segura y prevenir posibles reacciones peligrosas.

Utilizar los medicamentos de forma segura significa sabe cuándo son necesarios y cuándo no lo son. Consulte siempre al médico si no está seguro de si los síntomas de su hijo requieren tratamientos sin medicación son la mejor opción para una recuperación rápida, sobre todo en los casos de gripe o de resfriado común. Descansar lo suficiente permite que el cuerpo se recupere, y beber líquidos en abundancia (como agua, zumo y caldo) ayuda a evitar la deshidratación, provocada por la pérdida de fluidos corporales a través de los vómitos, la diarrea, el sudor y las secreciones nasales.

Si su hijo sufre de congestión nasal y nariz tapada, las gotas de solución salina pueden diluir sus secreciones nasales.

Para asegurarse de que utiliza bien los medicamentos de venta sin receta médica, hable sobre los síntomas de su hijo con su médico y con su farmacéutico. Siempre necesitará saber el nombre del medicamento y para qué se utiliza, qué cantidad, con qué frecuencia y durante cuánto tiempo se debe tomar, si se debe tomar con o sin alimentos, cómo debe almacenarse, efectos secundarios, y qué puede ocurrir si su hijo se salta una dosis.

A tener en cuenta

NO SUSPENDA

Los antibióticos ayudan a matar bacterias, por eso, es importante terminar todas las dosis incluso después de que desaparezcan los síntomas.

NO AUTO MEDIQUE

Nunca dé a su hijo medicamentos que hayan sido recetados para otra persona, se trate de un adulto o de un niño.

LEA LAS INSTRUCCIONES

Asegúrese de leer toda la información antes de empezar a medicar a su hijo y llame al médico o al farmacéutico si tiene dudas.

Datos relevantes al administrar medicinas

Puesto que la dosificación de los medicamentos de venta con y sin receta depende del peso del paciente, asegúrese de que el médico y el farmacéutico disponen de información sobre el peso de su hijo.

Además, distintos medicamentos contienen concentraciones diferentes de ingredientes, de modo que compruebe siempre lo que pone en su envase y pregunte al farmacéutico si tiene cualquier duda. Asegúrese de que el médico y el farmacéutico sepan si su hijo tiene alergias. Los medicamentos de venta sin receta médica que alivian síntomas como el dolor, las molestias la fiebre como el paracetamol y el ibuprofeno se deben tomar exclusivamente bajo la recomendación de un médico. Es muy importante que hable antes con el médico para estar seguro de que un medicamento de venta sin receta médica es seguro para su hijo.

Artículo anterior

El deporte como medio de evangelización juvenil

Siguiente artículo

Las riquezas no te aseguran nada