Laicos

Dectectar y prevenir el cáncer

Personalmente quiero aprovechar éstas líneas para felicitar a mi país, porque con el paso de los años como población hemos hecho conciencia que ciertos exámenes hechos voluntariamente, conscientemente, a tiempo, pueden significar una detección oportuna y por tanto un inicio de tratamiento rápido. Tal es el caso de las campañas de las cintas celeste y rosa por la prevención de los cánceres de próstata, mama y cérvix uterino y la campaña de detección temprana de las señales del cáncer infantil llevada a cabo por FANLYC.
Reciban una cordial felicitación y una exhortación a seguir en lo que hacemos: ANCEC, FANLYC, Fundacancer, MINSA, la Caja de Seguro, el Oncológico, Hospital del Niño, y todos los hospitales públicos y privados, la empresa privada, mis compañeros como personal de salud que luchan día a día por llevar el mensaje, detectar, tratar, prevenir e investigar en pro de la cura del cáncer
Sin duda hay muchos héroes no mencionados: los mensajeros y conductores que llevan las muestras, las secretarias de pasar a máquina o en computadora los informes, los maestros y profesores que inculcan a los niños a hacer ejercicio, consumir más fibras y alimentos antioxidantes; los periodistas, escritores, diseñadores que contribuyen a llevar el mensaje de prevención; las personas que acompañan a los pacientes y están pendientes de su necesitar física, espiritual, social.
Hay tantas personas involucradas en el tema de prevención del cáncer dentro del ambiente familiar o del trabajo… esto en sí mismo es un acto meritorio; hacer conciencia de la vulnerabilidad que todos poseemos y del poder de prevenir.
No quisiera dejar pasar la ocasión para mandar mi profundo respeto y admiración a nuestros pacientes, sus familias y todos aquellos que han pasado o están pasando por la experiencia del cáncer. Que esta reflexión llegue, a quienes tomar decisiones para que se favorezca el uso de nuestros recursos para la prevención y cura de esta enfermedad.

Artículo anterior

La ofensa se vence con el perdón

Siguiente artículo

Rezar mirando los ojos de Cristo