DiócesisSantiago

Dan gracias a Dios por logros como Iglesia evangelizadora

Monseñor Audilio Aguilar, obispo de la diócesis, visitó la comunidad de Río Luis,  perteneciente al Centro Misionero Santa Laura Montoya en el Norte de Santa Fe, para celebrar una Eucaristía. 

En la celebración estuvieron presentes el sacerdote encargado de esta misión, el Padre Mario Luis Ríos; el Rector del Seminario San Liborio  Padre Carlos Delgado; los seminaristas y las Hermanas Lauritas. 

Esta visita se realizó como expresión de cercanía a este centro misionero que ha generado varias vocaciones sacerdotales para el servicio de la diócesis; los sacerdotes Lorenzo Concepción y Jorge Mendoza son originarios de esta comunidad. 

También cabe mencionar que el Seminario San Liborio cuenta con un integrante perteneciente a esta comunidad, el seminarista Luis Vásquez.

Monseñor Audilio manifestó su alegría de compartir la eucaristía con una comunidad que ha respondido al llamado de orar por el incremento de las vocaciones en Santiago. 

A su vez, la comunidad se congregó con gozo y gratitud por esta especial visita de su Obispo, quien en su homilía recordó  a la asamblea que Cristo Resucitado trae paz y alegría a un mundo dividido por guerras y luchas internas. “Con Cristo el creyente renace a una vida plena, llena de esperanza y optimismo para hacerle frente a problemas y situaciones que se presentan en la vida”, destacó.

También la visita fue oportunidad para apreciar los trabajos de esta nueva capilla haciendo realidad el sueño de tener una capilla más espaciosa y propicia para la oración y el encuentro con Dios y los hermanos. 

Monseñor Audilio exhortó a dar gracias a Dios por los logros como Iglesia; una capilla, un sacerdote que les acompañe, las hermanas misioneras, que los ayudarán acrecer en la fe y hacer a Cristo presente y cercano a todos. 

Finalmente, Monseñor Audilio pidió a los presentes  seguir orando por el Santo Padre, por los obispos, sacerdotes, religiosas y seminaristas, pidiendo a Dios que se suscite en nuestras familias más vocaciones consagradas.

Artículo anterior

Labor del laico es fundamental

Siguiente artículo

Actívate, solo haces falta tú