ComunidadJóvenes

¿Cómo ser consecuente y además consistente?

En nuestra vida cotidiana tenemos que aprender a ser y actuar como hijos de Dios, es por ello que debemos ser personas consecuentes y consistentes, pero ¿Qué significa ser consecuente y consistente?
Dios es claro en sus palabras y en el texto bíblico de Deuteronomio 22, 9, hace referencia, “No sembraras tu viña con semillas diversas, no sea que se pierda todo, tanto la semilla que sembraste como el fruto de la viña”.
Sobre este tema Yolanda Carrasco, psicóloga del Ministerio de Salud establece que un joven consecuente desarrolla con continuidad todo lo que hace en su vida. Mientras quien no es consecuente desarrollará ciertas actitudes nocivas que lo perjudicarán en su plan de vida. La psicóloga explica que es como si participaras en una carrera, pero justo unos minutos antes de iniciarla, la abandonas o te rindieras antes de llegar a la meta final, en este caso es lo mismo que si no hubieses participado.
También expuso como ejemplo que el caso del joven universitario quien cursando una carrera, la abandona faltándole pocas materias. No solo se queda sin el título, sino que además desperdicia todas las materias aprobadas, explicó Carrasco.
En el caso de un joven consistente es aquel que busca mantener el mismo nivel de calidad y entrega en todas las actividades que realiza.
Para lograr este propósito aconseja la especialista, que si comienzas una tarea con excelencia pero al terminarla y entregarla lo haces de forma mediocre, no solo tendrás algo corriente, sino que además opacarás la excelencia con la que iniciaste.
A juicio de la psicóloga todos tenemos una opinión más o menos hecha sobre las cosas que nos rodean, la manera de vivir y pensar. Todos construimos nuestro pensamiento dependiendo de las ideas esenciales que tenemos de las personas cercanas, en los distintos momentos de la vida: niñez, adolescencia, vida adulta.
Por tal razón es importante que realices un plan de sueños y metas de lo que desees hacer, plantéate cómo lo vas a hacer; como también debes conocer tus fortalezas y debilidades para que en cierto tiempo puedas revisar y evaluar tus prioridades.

Artículo anterior

¿El marido tiene que ayudar a su esposa en las tareas del hogar?

Siguiente artículo

Contigo todo, sin ti nada