Variedad

Conociendo la realidad más oculta de la sociedad

“Ambas tenemos veinte años y estudiamos tercer curso de Educación Social en la Universidad de León, en España. Actualmente, nos encontramos cursando un semestre en la Universidad Especializada de las Américas (UDELAS), la cual nos ha derivado al Centro de Atención Integral San Juan Pablo II, como lugar para realizar las prácticas y desarrollar todos nuestros conocimientos aprendidos hasta el momento, tanto aquellos adquiridos en España, como los alcanzados aquí en Panamá. Gracias a diversas profesoras que nos han acogido como en nuestras propias casas y se han interesado por mostrarnos una realidad social y nacional diferente a la nuestra.

De manera previa a entrar en contacto con la población participante en el centro San Juan Pablo II, investigamos acerca de la función, la visión, la misión y los objetivos

del centro, lo que nos motivó a realizar nuestra labor y desarrollarnos dentro del centro profesionalmente.

Una vez que entramos en contacto con el propio centro, sus participantes, su personal y colaboradores, nos hemos topado con duras experiencias que nos han hecho Conocer la realidad más oculta de la sociedad, esa que no se aprecia a simple vista.

A lo largo de nuestro tiempo dentro de esta institución hemos podido interactuar y conocer a diferentes usuarios del centro, con quienes hemos intercambiado opiniones, experiencias, sentimientos y diversas emociones. Hemos ofrecido nuestra visión profesional, realizamos dinámicas con padres de familias y también hemos sugerido nuevas pautas de comportamiento y diferentes formas de enfrentar un problema tan grave como lo es la adicción.

Por otro lado, nos ha sido de gran interés el hecho de poder asistir a diferentes terapias de grupo llevadas a cabo por el di-rector del centro, Ariel López y por otras entidades como la de Narcóticos Anónimos, ofrecen un interesante abordaje de los problemas ocasionados por las adicciones y una interesante forma de intervenir y actuar. Estar frente a estas realidades,

compartir con personas víctimas de la droga o de la prostitución   nos ha nos ayudado a formarnos de manera más amplia y con ello, esperamos continuar aprendiendo durante nuestra estancia en Panamá y seguir desarrollándonos profesionalmente y sobre todo, personalmente.

Artículo anterior

Las riquezas no te aseguran nada

Siguiente artículo

Cita Eucarística enmarcada en la Jornada Mundial de la Juventud