CatequesisEspiritualidad

Centralidad en la Palabra: esencial en la misión de la Iglesia Católica

La Iglesia existe para proclamar confiadamente la Palabra de Dios. Por ello, la Palabra debe estar en el centro de la evangelización, de la catequesis y de toda vida cristiana; es decir, en el centro de la misión de la Iglesia. Jesús nos enseña cómo hacerlo. Él encuentra a dos caminantes que iban con miedo y entristecidos por los últimos acontecimientos en Jerusalén. Se acerca y camina con ellos, escucha su conversación y se interesa en lo que les preocupa. ¿Por qué van tan tristes? Lo primero es prestar atención a los problemas, a la realidad que se está viviendo. Entonces, Jesús recurre a la Biblia para iluminar el problema que hacía sufrir a los dos caminantes, para mostrarles que lo que ocurrió es parte del proyecto de Dios y había sido anunciado.

De esta forma, transforma lo negativo en signo de esperanza, de vida. Y el gesto de compartir el pan, termina por abrir los ojos a la verdad y revelar al mismo Jesús. La catequesis está íntimamente ligada con la Palabra, con el misterio de Jesucristo, ya que debe acompañar en el proceso de responder a la llamada de Dios. Por ello, es esencial que los catequistas renovemos la manera de leer la Sagrada Escritura, para acercarnos a ella y que nos transforme a nosotros primero.

El método por excelencia para acercar- nos debidamente a la Palabra de Dios es la Lectio Divina o ejercicio de lectura orante de la Sagrada Escritura, como nos recuerda Aparecida (DA 249). Primero invocamos el Espíritu Santo para que nos ayude a profundizar la Palabra. Luego leemos despaciosamente el texto escogido, haciendo que esa Palabra resuene dentro de nosotros. Seguidamente, nos preguntamos qué nos dice el texto, en relación con nuestra propia vida. Comprendida la relación entre la Palabra y nosotros mismos, le respondemos al Señor por el mensaje recibido, y contemplamos lo maravilloso que ha sido este coloquio con el Señor. Él nos habló y nosotros le respondimos. Finalmente, decidimos qué debe cambiar en nuestras vidas a raíz de esta Palabra.

Artículo anterior

Necesitamos conocer y valorar lo que tenemos

Siguiente artículo

Deja los filtros, sé tú mismo y sal al mundo real sin máscaras