Diócesis

Caminaron y oraron unidos para pedir por los niños por nacer

El pasado 25 de marzo, día de la Solemnidad de la Anunciación del Señor y la Encarnación del Hijo de Dios, se llevó a cabo la caminata y la Santa Eucaristía en el marco de la Novena del Niño por nacer.
Como profetas de la vida en este mundo que tiene como regla la cultura de la muerte, los feligreses de las parroquias manifestaron su firme determinación de defender la vida como don de Dios y a la vez como milagro que hay que cuidar, y salvaguardar desde su inicio hasta su término.
Entre cantos, consignas pro-vida, reflexiones por parte del Asesor Diocesano de Pastoral Familiar, el padre Luis Fernando; se fue manifestando a los transeúntes la necesidad de tomar consciencia de los nuevos enemigos de la vida y la necesidad de buscar sanos aliados para custodiar este precioso regalo.
Terminada la caminata, se celebró la Solemne Eucaristía presidida por el sacerdote Norberto Cáceres, Vicario de Pastoral Diocesano y concelebrada por los presbíteros  Juan José Concepción, Celso Pinzón y Luis Fernando Flórez.
En la homilía se resaltaba que la cultura de la vida, no solo se centra en el defensa del niño por nacer desde su concepción y hasta su término; también se llama a mirar más profundo;  hablar del sí a la vida, significa rescatar el valor de la virginidad en las parejas.
Hablar del sí a la vida, significa proponer de nuevo al mundo la castidad de nuestros jóvenes y la cero promiscuidad.  Vida, castidad, virginidad parecen hoy extinguidas, sin embargo son parte de las bases de una auténtica vida.
Cabe resaltar que esta propuesta que tiene sus raíces en todo el movimiento pro-vida a nivel mundial, también se ha hecho parte como propuesta del Consejo Nacional de Familia y Vida, organismo perteneciente a la Conferencia Episcopal Panameña y la diócesis de Santiago hace parte mediante sus delegados diocesanos.
Cabe destacar, que en todas las parroquias de la diócesis se le dio realce a esta novena de los niños por nacer. También se impartieron conferencias de formación, talleres motivacionales como “La Clínica de la vida” en el que especialistas en este campo, presentaron los cambios que se dan en el cuerpo para albergar a un nuevo ser.
Se explicaron en estos talleres las consecuencias de un aborto, cambios emocionales, psicológicos y biológicos en la  mujer, marcada para toda su vida.

Artículo anterior

Un proyecto social con muy buenos resultados

Siguiente artículo

Ejercicios espirituales del clero diocesano de Colón