CulturaVariedad

Cambio cultural en el uso de la energía

Los precios de la electricidad en Panamá son significativamente más altos que en el resto de América Latina, concluyó un estudio del Centro de Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard, financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Esto ocurre a pesar de que el costo de conectarse a la red en Panamá está entre los más bajos de la región y el país produce más energía de que la que consume.
El incremento del consumo de energía se asocia muchas veces a la calidad de vida, aspecto que debe ser reevaluado con sensatez debido a que no es necesariamente cierto. Por ejemplo, si en una casa se incrementa el consumo, esto no quiere decir que se haya mejorado la calidad de vida, es posible que este incremento sea fruto de una mala utilización de la energía; caso contrario es si en un hogar de una zona rural se tiene acceso nuevo al servicio de la energía, aquí la nueva demanda de energía sí tendría un impacto positivo en la calidad de vida.
El uso racional y eficiente de la energía (URE) puede considerarse como una estrategia que ha venido calando dentro de la planeación energética. Es importante resaltar que las propuestas de mejoramiento no son sólo desde el punto de vista tecnológico.

Artículo anterior

Contigo todo, sin ti nada

Siguiente artículo

Arquidiócesis recibe 103 propuestas de logos y 56 de himnos para JMJ