Laicos

Buscamos el amor equivocadamente

Nuestra naturaleza humana tiende a buscar lo carnal lo que llena los sentidos, por eso necesitamos de caricias y manifestaciones de afectos y gestos que nos hagan sentir bien física y sentimentalmente motivados, sino nos sentimos frustrados.
En cambio en el orden espiritual no ocurre nada parecido porque no se trata de motivar o llenar de placeres sino elevar el espíritu a lo más sublime del amor, a su clímax divino donde nos enamoraremos del que si sabe de amor porque es la esencia del mismo y nunca nos fallará .
Nosotros confiamos demasiado en los amores mundanos y no reflexionamos sobre el hecho de que, solo existe uno que nos amó hasta dar la vida por nosotros, Cristo.
El mundo ha dado un giro de 180 grados en cuanto a su relación con Dios, ha centrado sus intereses y atención en la dirección equivocada y piensa que solo y sin el amor de Cristo podrá resolver sus problemas, aferrándose a lo pasajero, y esto lo digo con total conocimiento de causa.
Convenzámonos de una vez, sin amor y específicamente el de Cristo, es imposible vivir y ser feliz, porque nadie nos amará más que él.
Dejó la grandeza de su morada para vivir entre los hombres y ser un humano más semejante a nosotros en todo menos en el pecado, por eso quien mejor conoce nuestras debilidades es él. Que no vino a condenar al mundo, sino para que todos se salven y entren a la Vida Eterna.
Lógicamente que él conoce perfectamente nuestras debilidades y sabe de qué pie cojeamos por eso, no luchemos solos , él está a nuestro lado, comprende muy bien nuestras luchas en materia de amor y eso debe dar motivo a que vivamos confiados en él que cuida de nosotros y quiere que seamos felices.

Artículo anterior

La intercesión de Abraham en Mambré

Siguiente artículo

Aprovecha la presencia de Jesús en el Sagrario