DiócesisPanamá

Amor por nuestros hermanos con VIH

Desde tempranas horas del pasado domingo 30 de abril, cientos de personas brindaron su aporte participando de la convivencia matanza organizada a beneficio de la Casa Hogar Buen Samaritano, una obra de amor en donde se atienden enfermos de VIH SIDA que no cuentan con los recursos necesarios para hacerle frente a esta enfermedad.
Monseñor José Domingo Ulloa, Arzobispo Metropolitano, presidió la Eucaristía y en su homilía agradeció a todas las comunidades parroquiales que adquirieron sus boletos para apoyar la actividad. “Dejemos atrás los prejuicios, amemos y brindemos un lugar especial a nuestros hermanos enfermos de VIH”, señaló el Arzobispo.
Agregó que el aporte de todos es importante para seguir con el trabajo a nivel integral, material, médico, psicológico y espiritual que se realiza en esta casa, que ha permitido que mucha gente se haya reincorporado a sus quehaceres diarios.
Por su parte el Padre Domingo Escobar  destacó que los fondos recaudados servirán para ampliar las instalaciones de modo que puedan mejorar los servicios que ofrecen, además de poder albergar a más hermanos que requieran de estas atenciones.

Artículo anterior

Reafirmaron su compromiso

Siguiente artículo

Pastoral Social-Cáritas Arquidiócesis de Panamá inicia una nueva etapa