CulturaVariedad

Alivia mi dolor con tu amor

Una situación preocupante donde hay que prestar mucha atención son los adolescentes y jóvenes que liberan sus angustias y problemas emocionales por medio de cortarse los brazos, las piernas y el área de la barriga.
La mayoría de los casos que hemos atendido inician a los 13 años en edad escolar de séptimo grado, no solamente niñas como al principio, hoy en día se suman varones en la misma edad.
La iniciación son cortadas superficiales que se realizan con navajas, tijeras u otro objeto cortante, luego al sentir placer y una escapatoria de sus problemas van en aumento haciendo heridas más profundas y algunos casos necesitan hospitalización y ayuda médica de un paido psiquiatra.
Nuestro Centro está preocupado por el crecimiento de adolescente y jóvenes que están iniciando esta prácticas, son muchos los colegios que nos llaman para atender a estos jóvenes, donde le llevamos nuestra pedagogía del proyecto Toma mi Mano, dando buenos resultados.
El Cutting es el hábito de autolesionarse no para llamar la atención más bien para calmar el dolor emocional por medio del dolor físico.
La familia juega un rol importante, hay que realizar actividades en familia, evitar discusiones delante de los hijos, desarrollar la afectividad, brindar amor, abrazar y decir frases positivas y de motivación, la mayoría de estos jóvenes están carente de amor, sienten que nadie les comprende, se sienten menos que los demás y se consideran que son feos o feas y que por eso no serán felices.
Gracias al programa Toma mi Mano que lleva el Centro San Juan Pablo II muchos joven han encontrado una nueva forma de ver la vida con sentido, que no hay motivos para cortarse, que hay motivos para vivir y luchar contra las adversidades.
Muchas veces les hablamos a los jóvenes de sus problemas, sus tristezas, soledad y dolor, pero no estamos enseñando a los jóvenes como afrontar las situaciones y desarrollar en ellos las habilidades para la vida, que a pesar de los problemas pueden surgir y buscar el camino de la felicidad.
Como Centro seguiremos dando el apoyo a los colegios que identifiquen a estos jóvenes y brindarles nuestro programa de ayuda.

Artículo anterior

¿Tomamos nuestra cruz?

Siguiente artículo

Ser familia de acogida es una experiencia enriquecedora