DiócesisPrelatura de Bocas del Toro

Acción Agustina en Kankintú

La misión agustino recoleta de la Región Ño Kribo tiene sus inicios en los años 1961 – 1962, a la luz del Concilio Vaticano Segundo, que insistía en la inculturación del evangelio en los pueblos y culturas.
Los padres agustinos recoletos llegan a Kankintú, para asentarse en el corazón cultural de la Comarca Ngöbe-Bugle, con el vivo ardor misionero que impulsaba el concilio y el espíritu misionero de los agustinos recoletos, ya probado en filipinas y amplios sectores de América Latina.
El Padre Esteban López y el Padre Javier Real fueron los primeros misioneros de esta nueva experiencia que le sucedió a los Padres de La Congregación de la Misión, los padres paules que incursionaban esporádicamente por la región, y ya en los últimos años se contaba con una pequeña base organizativa que se extendía en las riveras del majestuoso Río Krikamola, del excepcional río Manti; el río Dayra y la región de la costa que se expande desde la laguna de Chiriquí, hasta el legendario río Calobébora, que marca los límites entre la actual Comarca Ngäbe-Buglé y la provincia de Veraguas.
Esta amplia y quebrada zona misionera, ha sido pisada y navegada por misioneros agustinos recoletos y misioneras de la Madre Laura, gestando el cumplimiento de la Palabra del Maestro: “Vayan y hagan discípulos de entre los pueblos”.
En esta labor evangelizadora se descubren a pueblos creyentes, con una fe ancestral en el Dios de la vida, y manifestada desde la perspectiva de la tradición y cultura del pueblo Ngäbe y del pueblo Buglé.

Artículo anterior

Juntos reconstruyamos Damasco

Siguiente artículo

Pastorales enfocadas al servicio