DiócesisPanamá

Viene Jornada Mundial de los Pobres

“No amemos de palabra, sino con obras”. Con este lema que sintetiza la esencia de la Iglesia solidaria, el papa Francisco ha convocado a la Primera Jornada Mundial de los Pobres, el 19 de noviembre del presente año.

Según explica el sacerdote Patrick Hanssens, de la Pastoral Social de la Arquidiócesis de Panamá, esta jornada mundial es fruto del Año Santo de la Misericordia cuando el Papa, durante la clausura, invitó a la Iglesia universal a dedicar este día a gestos concretos de solidaridad con los pobres.

Pero no se trata de simples gestos, sino de estar realmente con los pobres, acercarnos a ellos, mirarlos a los ojos,  abrazarlos y compartir con ellos, dice el P.  Hanssens.

Y es que el papa Francisco ha sido muy explícito al convocar la jornada y lo expresó así: “No pensemos sólo en los pobres como destinatarios de una buena obra de voluntariado para hacer una vez a la semana, y menos aún de gestos improvisados de buena voluntad o para tranquilizar la conciencia. Estas experiencias, aunque son válidas y útiles para sensibilizarnos acerca de las necesidades de muchos hermanos y de las injusticias que a menudo las provocan, deberían introducirnos a un verdadero encuentro con los pobres y dar lugar a un compartir que se convierta en un estilo de vida”.

Es más, el pontífice desea que las comunidades cristianas, en esta semana previa a la Jornada Mundial de los Pobres, se comprometan a organizar momentos de encuentro y de amistad, de solidaridad y de ayuda concreta.

El padre Patrick dio a conocer que la Pastoral Social-Caritas de la Arquidiócesis, junto al Banco de Alimentos de Panamá, están organizándose a fin de llevar este mensaje a las parroquias, por lo que invita a cada una de ellas a que visiten las casas de los más pobres de sus áreas esta semana previa, para escuchar de ellos cuál es la situación real en que viven las familias.

Esa información servirá de base para definir algunas acciones concretas de solidaridad y de compartir, señala el padre.

“Compartir una comida, acompañar en alguna diligencia, entregar una bolsa de comida seca, entablar contacto con los servicios sociales o con sus familiares, compartir un momento de alegría, efectuar una limpieza de la casa o del patio… Cada sector y cada comunidad pueden buscar la manera más apropiada para efectuar este gesto concreto de encuentro y de acercamiento”, destacó.

Por otro lado, el padre solicita a  todas las parroquias hacer este día una colecta de comida seca o enlatada para entregar al Banco de Alimentos de Panamá, como gesto concreto de solidaridad con quienes sufren hambre.

Artículo anterior

Estudiantes del colegio Saint Mary comprometidos con las obras sociales

Siguiente artículo

La Eucaristía significa “acción de gracias”