DiócesisVicariato Apostólico del Darién

Una oportunidad de formación para el laicado en Darién

Darién tiene como prioridad la consolidación del laicado en las comunidades, por ello, en medio de las reuniones de consejo junto a  Monseñor Pedro Hernández sintieron la necesidad  de empezar un camino de formación especializada, por lo que surgió la idea de formar una Escuela Teológico-Pastoral,  poniéndola bajo el patrocinio del Papa Juan Pablo II.

Este proyecto busca incrementar el número de pequeñas comunidades eclesiales a través de  una misión permanente dinamizando el anuncio de Jesucristo, para incrementar su comunión  fijando criterios comunes para que todos los bautizados  de la iglesia en Darién vivan una experiencia comunitaria.

Esta escuela de formación tiene tres etapas: la primera etapa es la conformación de un equipo itinerante que en la actualidad está en proceso. En este equipo participan laicos, sacerdotes y religiosas. La segunda etapa es la realización de seis talleres para unos cuarenta agentes de pastoral,  y por último las giras de evaluación junto con los responsables de las zonas misioneras.

Mediante esta formación de agentes de pastoral  se busca multiplicar el número de discípulos misioneros en el Darién, capacitando en los grandes ejes que componen esta formación, que son; el eje bíblico, litúrgico, los valores culturales y la espiritualidad misionera.

La formación en la escuela pastoral es mensual; el último fin de semana de cada mes, los laicos de las zonas misioneras, se reúnen en el centro pastoral de Agua Fría

Los primeros encuentros tienen como finalidad profundizar sobre la experiencia humana y la importancia de crecer en una personalidad equilibrada de los laicos comprometidos, de manera que puedan ayudar a otros a iniciar ese caminar, pues desde el análisis de la realidad que se hace en la escuela,  es urgente la atención profesional para poder acompañar la madurez humana de los agentes de pastoral.

Artículo anterior

Cuando se cae en actos de corrupción, se vende a la Madre Patria

Siguiente artículo

La torre de la Catedral San José