DiócesisPrelatura de Bocas del Toro

Una experiencia exigente, pero con buenos frutos

Los feligreses de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, celebraron una noche de gracia por el servicio del Padre Józef Gwozdz, SVD quien estuvo como guía espiritual en la Prelatura de Bocas del Toro, específicamente en Isla Colón.

Los feligreses muy emocionados y felices dieron  apoyo moral al Padre Józef por su nuevo nombramiento y nuevo servicio en otro lugar. Hubo algunas actividades para celebrar esa acción de gracias; bailes , la poesía de un grupo de catequesis de Carenero,  poesía y canto de los nuevos sacerdotes y el grupo del consejo parroquial, la banda del colegio del lugar, el entretenimiento con saxofones y el canto del grupo de jóvenes de la parroquia.

Todas estas participaciones fueron regalos inmensos de los feligreses que aman al padre Józef, y que fueron brindados como agradecimiento.

Luego de la despedida, Monseñor Aníbal Saldaña Santamaría, OAR presidió   una misa de bienvenida  al Padre Alberto Kobha Karo, SVD,  como párroco,  y al Padre  Yohanes Fajar Suwasono, SVD como Vicario Cooperador de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen en Isla Colón. Asistió también el Padre David Selvasekar, SVD como el Superior Regional de los Misioneros del Verbo Divino.

Se agradece al Padre Józef por estos años de ministerio en Isla Colón, y se les da la bienvenida al Padre  Alberto y Padre Yohanes, quienes  asumen  una nueva responsabilidad en su vocación religiosa.

Se lleva hermosos recuerdos

El trabajo de misión realizado por el Padre Josef deja grandes frutos en la Prelatura. Para él, esta experiencia misionera le ha marcado positivamente en su vida como sacerdote misionero, pues a pesar de haber realizado trabajo pastoral en países como Nicaragua, Costa Rica y México, la realidad de Bocas del Toro, por ser un archipiélago fue un poco distinta.

“Encontré mucha gente buena,  entregada, muy colaboradoras  de la iglesia; una comunidad bonita, viva, aunque no muy masiva, pero con una fe pura y en proceso de crecimiento”, señaló el Padre Józef.

Agregó  que uno de los logros espirituales que se consiguió fue el acrecentar la devoción a la Divina Misericordia. Según sus posibilidades y experiencia pudo sembrar en la gente el mensaje de amor de Cristo y de su misericordia.

También aprendió mucho, pues señala que como misionero, le tocó observar y escuchar el ambiente para poder adaptarse al ritmo, a la cultura y a la fe de los bocatoreños.

“Tuve que aprender de la fe de las personas de la Isla, una  fe sincera y  profunda;  mucha gente  con su ejemplo y testimonio me enseñaron a caminar con ellos”, relató.

Por supuesto, resalta que lo más bonito en su servicio como sacerdote, a donde vaya, es acompañar espiritualmente como confesor, como guía espiritual; también las experiencias vividas como párroco responsable de una comunidad a través de las prédicas y homilías que se transmiten por Bocas Tv y por internet, llegando a quienes no puedan ir al templo.

Por todo esto y más, el Padre Józef también agradece a Dios por el tiempo que estuvo en Bocas del Toro, tierra de gente buena que siempre llevará en su corazón.

Artículo anterior

Jóvenes se orientan sobre cómo dar sentido a su vida

Siguiente artículo

Una joya colonial en Veraguas