DiócesisPanamá

Tratan de imponer la ideología de género

Tras la audiencia sostenida con el papa Francisco, el pasado jueves, en Roma, el Arzobispo de Panamá, Monseñor José Domingo Ulloa Mendieta reveló que “uno de los temas que hemos puesto sobre la mesa es el de la ideología de género, que realmente se está metiendo en Panamá”.
Sin tapujo dijo que, la ideología de género quiere romper con la realidad de la familia y se va metiendo tan suavemente que no nos damos cuenta. “Lo que no se puede –continuó– es imponer una ideología, con respeto a las demás personas pero teniendo bien claro la importancia de la familia según el proyecto de Dios hombre-mujer”.
Por su parte, el Cardenal José Luis Lacunza, Obispo de David, dijo que el Pontífice “está muy preocupado por América Latina y ha escuchado” lo que compartieron con él los obispos.
El Cardenal manifestó que “en Panamá hay una escalada real en los medios de comunicación y en el ambiente para imponer incluso en el ámbito educativo este tema de la ideología de género, desde los niños pequeños”.
También señaló que “existe una lucha, digamos, entre los que quieren lanzar eso como un derecho humano y los que desde nuestra perspectiva de la fe decimos que de derecho humano nada”.
“Los homosexuales tienen derecho a que se respete su dignidad y que no se les discrimine, pero de ahí a optar a que la sociedad tenga que asumir como bueno o apetecible esa opción y que se enseñe a los niños hay un camino muy grande que no estamos dispuestos a recorrer, no estamos dispuestos a transigir”.
El Cardenal indicó que “nosotros damos orientaciones y guías pero los que tienen que luchar por la legislación adecuada en la educación y otros ámbitos son los laicos”. “La idea de hacer como una ‘enciclopedia de la genitalidad’ como si eso fuera lo más importante, es un camino equivocado”.
“Hay laicos que ya lo están haciendo y es lo que nosotros queremos, que sean ellos los que lleven la batuta”, subrayó el Obispo de David.

Artículo anterior

Estafadores piden apoyo en nombre de la Iglesia

Siguiente artículo

Valores fundamentales de la vida social