DiócesisPanamá

Todos convocados a orar por Panamá, en donde te encuentres

Como cierre del mes de Noviembre y de las fiestas patrias, la Iglesia Arquidiocesana de Panamá extiende una invitación a todos los panameños a participar del Minuto de Oración por Panamá, que se realizará el próximo jueves 23 de noviembre a las 3:00 de la tarde.

“Todos los panameños, creyentes o no, unamos nuestras plegarias al Altísimo, para que nos ayude a encaminarnos en la construcción de un país donde todos vivamos como hermanos, donde no exista la injusticia y la desigualdad, sino la igualdad y la justicia social”, señaló el Arzobispo Metropolitano, Monseñor José Domingo Ulloa Mendieta.

Asimismo dijo que la grandeza de los pueblos se mide, en primer lugar, por sus fuerzas espirituales y no por la fuerza económica, añadiendo que la ausencia de Dios en los pueblos tiene como consecuencia una sociedad individualista, corrupta, indiferente, que no valora la vida en ninguna de sus etapas.

“Que la oración ayude a todos los panameños, indistintamente de partidos o de creencias, a ir descubriendo el camino que nos lleve a la paz”, puntualizó el Arzobispo de Panamá, tras reiterar la invitación a que a las 3 p.m. en el lugar donde estén, hagan un alto a sus actividades para dedicar ese minuto de oración por nuestra Patria.

El 23 de noviembre, la Comisión Arquidiocesana de Oración, realizará la Jornada de Oración por Panamá, en la Basílica Menor Don Bosco, iniciando con el Minuto de Oración a las 3.00 p.m.; a las 4:00, el rezo del Santo Rosario, seguido de la exposición del Santísimo Sacramento y la Eucaristía, presidida por monseñor Uriah Ashley, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Panamá.

La Iglesia pide a todos los creyentes que, donde quiera que se encuentren, en sus hogares, escuelas, universidades y lugares de trabajo, hagan un alto en sus actividades,  y eleven una oración a Dios por nuestro país; por las familias, por los jóvenes, por los niños, los ancianos, los padres de familia, y por la sociedad en general, muchas veces envuelta en problemas que la perjudican enormemente.

¡La ORACIÓN salva! Pidamos al Padre Eterno, humildemente, que envíe su luz para que se cumpla la justicia perfecta, sobre todo, en nuestro querido Panamá.

Artículo anterior

Oficina de Prensa emite comunicado sobre donaciones a la Iglesia

Siguiente artículo

Primera Jornada Mundial de los Pobres