Curso BíblicoEspiritualidad

Tentaciones de Jesús en el desierto

Lucas no nos cuenta las tentaciones en orden histórico, sino conforme a su contenido. Jesús es tentado con respecto a sí mismo (hambre en el desierto), con respecto a los reinos del mundo y con respecto a Dios.

En los versículos 1-4, Lucas vuelve al bautismo y al descenso del Espíritu Santo sobre Jesús. De esta manera, lleno del Espíritu, Jesús es llevado por el mismo Espíritu al desierto para ser tentado (40 días). Jesús dedicó su tiempo a la oración en ayuno para poder tener mayor concentración en ella. El diablo esperó el momento justo, cuando Jesús tuvo hambre. En estas condiciones, desafía a Jesús para que éste utilice su poder, pero el Señor lo rechaza. Se somete a la Escritura y muestra así confianza en su Padre, quien tiene el poder de dar cualquier alimento (como el Maná en el desierto).

En la segunda tentación (v.v.5-8), el diablo le muestra a Jesús los reinos del mundo. Jesús no impugna la verdad de que los reinos pertenecen al diablo; ya que el maligno tiene gran poder y mucha influencia en este mundo, lo cual le fue concedido por Dios debido al pecado. Jesús se somete de nuevo a las Escrituras y le respondió: “Adorarás al Señor, tu Dios, y a él solo rendirás culto”.

En la última tentación el diablo utiliza también la Escritura (v.v.9-13); pretende provocar a Jesús para que confíe (en forma mal orientada) en las promesas de Dios. Al resistir a las tentaciones, Jesús demuestra ser el hijo verdadero y obediente de Dios. Al triunfar sobre las tentaciones del diablo, recibe un tiempo de respiro, sin ser tentado. No obstante, Satanás regresará con tentaciones aún más intensas.

Artículo anterior

Esencia viva es la Pastoral Evangelizadora

Siguiente artículo

¿Por qué jugar en la infancia es algo tan serio?