ChitréDiócesis

Templo crece estructural y espiritualmente

La Parroquia Santa Teresa de Jesús conocida como la iglesia de Llano Bonito en Chitré es la más joven de la diócesis, y como parte del plan pastoral que están desarrollando se están haciendo algunos trabajos de remodelación en su estructura.
Su párroco, el Padre Roderick Escobar señaló que todo este trabajo de hacer una oficina, una Sacristía, la remodelación del Parque, la adquisición del nuevo equipo de sonido, y de la antigua casa de las Hermanas Teresianas, buscan además, darle al templo la infraestructura necesaria de una Parroquia.
Todos los trabajos se han estado realizando bajo la supervisión del Obispo y la ayuda del equipo de hermanas religiosas, las Hermanas Teresianas que trabajan allí, así como de los comités de cada sector.
“Antes existían 5 sectores, y hoy día son 9 los que pertenecen a la Parroquia Santa Teresa, cada uno con su patrono; son sectores vivos que participan en la Parroquia, no soy yo solo”, señaló
Agregó que, Mons. Rafael Valdivieso ha estado muy cercano a todo lo que se ha hecho, apoya todo lo que han logrado, y las religiosas que están trabajando ahí son fieles colaboradoras de todo lo que tenga que ver con el proyecto pastoral espiritual y materialmente.
El sacerdote agradeció a cada miembro por su apoyo porque grano a grano han contribuido para obtener los fondos para embellecer la Parroquia.

Un templo lleno de bendiciones
Recientemente Monseñor Rafael Valdivieso consagró a 12 Ministros Extraordinarios de La Eucaristía, hombres y mujeres comprometidos con la Iglesia y en sus Respectivas Pastorales.
La visita del Obispo fue propicia para bendecir la Casa Pastoral y Catequética Las Moradas, que son 7 habitaciones acondicionadas para dar formaciones. Es un centro que será usado para las distintas catequesis de la parroquia.
El Padre Roderick Escobar señaló que agradece al Señor el haber sido constituido como primer párroco de la Parroquia Santa Teresa de Jesús, y que tiene que dar también gracias al Padre Segundo Familiar Cano por haber dejado una comunidad viva, que va caminando junto a la Iglesia.
Fue una experiencia muy emotiva, pues todas sus familias y amigos asistieron para compartir este gran acontecimiento. Los nuevos Ministros señalaron sentirse muy alegres por esta gran bendición. “Es una importante misión poder llevar a Jesús Eucaristía a personas enfermas que no pueden asistir a la misa”, señaló Damián Caballero.

Artículo anterior

Instalada nueva congregación en la diócesis de David

Siguiente artículo

Reafirman el plan de Dios a través de su unión sacramental