Espiritualidad

Sigue la lucha por la Catedral

Julio del 2018 es la fecha probable de entrega que tiene la Catedral Basílica Santa María de la Antigua totalmente restaurada. Los trabajos avanzan en un 27%, pero aún queda mucho por hacer.
Hubo algunos factores que retrasaron el avance de la obra, entre ellos la parte arqueológica que incluyó el levantamiento de varias tumbas que se encontraban en su interior. En el proceso, se fueron encontrando una cantidad mayor de la que se había estimado, lo que alargó este  procedimiento, que fue realizado cuidadosamente.
Hoy, las puertas de la Catedral están cerradas al público, sin embargo, si entráramos, observaríamos un enorme andamio sobre el presbiterio que se utiliza para poder trabajar el techo, mismo que en estos momentos se encuentra sin tejas, pues se removieron para cambiarlas por completo. De igual forma se trabaja en las tuberías y los ductos para los aires acondicionados que serán instalados.

Preocupa el equipamiento
Aunque los trabajos de restauración marchan con buen pie, el aspecto del equipamiento preocupa a los miembros del Comité Amigos Iglesias del Casco Antiguo, pues hace falta traer de todo, mesas, sillas, altares, pilas bautismales, manteles y todo lo necesario para tener una catedral digna.
Así lo señaló Ricardo Gago, Presidente de este comité,  quien agregó que para una catedral se deben usar objetos especialmente diseñados y que tienen que mandarse a hacer, lo que toma mucho tiempo,  y sobre todo dinero para elaborar las órdenes de compra.
“Para que las fábricas inicien el proceso de fabricación, tenemos que tener el dinero completo, y en estos momentos no contamos con el mismo; nos preocupa porque sería una tristeza no poder tener la catedral lista para la llegada del Papa en el 2019”, acotó.

Podemos colaborar
Los miembros del comité están enfocados en recaudar el dinero para poder equipar la catedral dignamente. Por ello han confeccionado los Bonos Históricos del Recuerdo, una especie de pergamino diseñado con hermosos detalles que plasman la fachada de la catedral, y que tienen valores de 5, 25, 50, 100 y mil balboas.
Están hechos en español y en inglés, debido a la gran concurrencia de turistas en el área del Casco Antiguo, y quienes los compren, además de llevarse un hermoso recuerdo, estarán apoyando al equipamiento de nuestra catedral. Además quedarán anotados en los Libros de Fábrica de las Iglesias del Casco Antiguo, dejando constancia de que gracias a su aporte, pudo restaurarse y equiparse el hermoso templo.
Se busca poder equipar la Catedral antes de finalizados los trabajos en el 2018, pues de esa forma se facilitaría la movilización de campanas, altares, imágenes y otros implementos más de gran peso y tamaño, gracias a los equipos que se utilizan actualmente para la restauración por parte de la empresa constructora.

Artículo anterior

Mujer: queda libre de tu enfermedad

Siguiente artículo

El “Sí” de María abrió las puertas de nuestra salvación