DiócesisVicariato Apostólico del Darién

Semana Santa en Comarca Emberá – Waunaan

En el Vicariato, la mayoría de las comunidades son indígenas. Cada uno, desde su sabiduría y tradiciones ancestrales han tratado de ir incorporando en su cosmovisión la experiencia de la Semana Santa.
Compartimos la experiencia de estos días en las comunidades en donde hay presencia misionera, como Marragantí del río Tuqueza, Naranjal en Río Chico y El Salto en el Río Chucunaque.
A las comunidades se les avisa previamente que se va ir a celebrar la semana Santa con ellos; el dirigente se reúne para coordinar las actividades durante la “Santa” como comúnmente se le llama a este tiempo.
Se visitan las casas animando a la población a hacer oración; por lo general son los niños los que con  una fe sencilla y con curiosidad reciben a los misioneros y participan de las catequesis y procesiones.
El Jueves Santo, la comunidad  se reúne a compartir la comida; es tradición que las familias pongan  en común la comida; la colocan en el suelo en hojas de tallo de plátano y se invita a todos los vecinos a comer como signo de la fraternidad y del amor que debe mantener unida a la comunidad.
El viernes santo se realiza el vía crucis; se aprovecha para orar por los enfermos y las familias; se coloca en un pilar de la casa una cruz que el misionero bendice. Esta cruz está hecha de un árbol llamado  kipará, que según la tradición, es un árbol sagrado, pues el día en que la humanidad se encuentre en tinieblas será el único árbol que dará la luz.
Para el pueblo indígena de estas comunidades del Vicariato, estas  tradiciones durante estos días tienen un significado muy especial por eso es que la mayoría de las comunidades se reúnen para practicarlas en familia.
De esta forma se hace presente la fe en estos pueblos y la iglesia católica les acompaña a través de sacerdotes y misioneros.

Artículo anterior

El desafío es llegar a jóvenes excluidos, ateos y en riesgo

Siguiente artículo

Alimento, formación cristiana y espiritual