ComunidadFamilia

¿Con qué se puede intoxicar mi hijo?

Las intoxicaciones agudas se presentan con mayor frecuencia en los niños menores de 5 años; por lo común, se producen de una manera accidental, es decir, exposición no intencionada a una sustancia química, la cual puede dañar el organismo del niño e, incluso, causarle la muerte.

Los medicamentos, los productos de limpieza de la casa, productos que contengan amonio, insecticidas, jabones y raticidas; plantas, y los animales ponzoñosos, son de las causas más comunes.

Con la evolución de la industria química son muchos los productos de uso médico y doméstico con los que se cuenta y que al ser bien acogidos por la sociedad se han vuelto de uso cotidiano, aumentando con ello la disponibilidad de productos tóxicos en el hogar. Al encontrarse en forma accesible y en sitios visibles favorecen la intoxicación en el niño.

¿Cuáles son los síntomas?

En la mayoría de los casos de intoxicación aguda, los síntomas son tan claros que no es problema reconocer que ha ocurrido ingestión o exposición potencial a un tóxico; a menudo se ha visto al niño ingerir el medicamento o producto de limpieza o se le encuentra con el recipiente vacío, algunos otros familiares o vecinos en ocasiones brindan datos útiles, ya que pueden haber visto al niño comer una planta u otra sustancia fuera de casa.

Existe un pequeño grupo de niños en quienes desafortunadamente no se observó el momento preciso en que se expuso al veneno, es entonces cuando los cambios súbitos en el comportamiento del menor o la presencia de síntomas de inicio abrupto, como vómito, sueño excesivo, marcha tambaleante o desmayos, deben hacer presente la sospecha de intoxicaciones.

Artículo anterior

¡El día del Señor ha llegado!

Siguiente artículo

No hay matrimonio perfecto, toda relación incluye altibajos