Curso BíblicoEspiritualidad

¿Quién es Jesús?

Lc 22,39-71 Jesús y sus discípulos después de haber celebrado la Pascua, de haber establecido la Eucaristía, de haber anunciado la traición de Judas y la negación de Pedro, se van al Monte de los Olivos (Lc 22,39). Judas ya no está, se fue para entregarle. Y Pedro sigue sin entender lo que Jesús le dijo (lo entendería más tarde y lloraría).
Allí Judas lo entrega. Más tarde Pedro lo niega. Los restantes discípulos huyen y lo abandonan. Pronto llegará el maltrato y el juicio. Las horas más difíciles en la vida de Jesús han comenzado.
Jesús sabe de la traición y que ha llegado el momento. Por eso recomienda a los discípulos “pedid que no caigan en tentación” (Lc, 22,40-42). ¿De qué tentación se trata? La tentación de querer salvar su propia vida y traicionar el proyecto de Dios. Pero Jesús, fiel hasta el final, vence esta tentación “No se haga mi voluntad, sino la tuya”.
Cuando termina de orar ¿cómo encuentra a los discípulos y qué les dice? (vs.45-46). Dormían a causa de la tristeza. ¿Sabes qué significa? Estaban deprimidos por la angustia que sentían. La depresión surge cuando experimentamos la pérdida real o imaginaria de algo. Jesús aún estaba con ellos, pero los discípulos ya lo sentían perdido. El maestro se iba. Lo condenarían, lo matarían y la historia terminaría.
Pero a pesar de encontrarlos dormidos por la tristeza que tenían Jesús no los reprende, por el contrario, los alienta a orar y a velar. Así es Jesús. Llega la multitud y judíos al frente como guías, Judas traiciona al maestro con un beso.

Artículo anterior

¿Qué contenidos hay que presentar en el primer anuncio?

Siguiente artículo

¿Por qué los hijos no obedecen?