ComunidadJóvenes

¿A quién admiran los jóvenes de hoy y por qué?

Como estrella de rock, así recibieron ciento de jóvenes al youtuber Fernanfloo, el pasado fin de semana en la Feria de Libro realizada en Atlapa. Por redes sociales se pudo apreciar como jóvenes y hasta niños en medio de gritos y desorden pedían fotos y autógrafos a este muchacho salvadoreño quien vino a Panamá a promocionar su libro.
Todavía se dejan ver caras de asombro e incredulidad de algunos padres que se encontraban en el recinto, así como comentarios de personas que desconocen quien es esa persona tan popular que causa tanto furor en los chicos.
Fernanfloo es uno de los youtubers latinos más visto y de los que tiene más suscriptores, algunos sitios web afirman que es la persona que más dinero gana de todos los blogueros de habla hispana. Su nombre real es Luis Fernando Flores, tiene 23 años y desde su casa graba videos sobre juegos “gameplays”, de los cuales muestra tutoriales y comenta con su peculiar forma de hablar.
Siempre actúa de manera alocada y bromista, diciendo cosas sin sentido. Ha dicho que aunque no crea en Dios forma parte de una religión a la que llama “Gokuista”, es seguidor de Chuck Norris, detesta las matemáticas, le encantan los videos juegos y las películas de acción.
Además de tener tantos seguidores en YouTube, tiene muchos seguidores en Facebook, Twitter e Instagram con los que interactúa casi siempre.

Necesidad de modelos
Una de las características de la edad juvenil es la búsqueda de modelos a quién seguir, con quién identificarse. Para la socióloga Maribel Jaén, en una sociedad en crisis, los modelos sociales son escasos y es por esto que emergen ídolos que llenan vacíos y por eso les siguen incondicionalmente.
Manifestó que los modelos sociales de los jóvenes han cambiado muchísimo con respecto, ya no solo a sus padres, sino a los que estaban vigentes hace unos 10 años.
Antes los jóvenes seguían cantantes, actores o deportistas, les admiraban por su talento, por su físico o prestigio social. Ahora admiran e imitan a personas que no cuentan con un talento tradicional, experimentan nuevos esquemas de valores y relaciones. “Los youtubers muestran una personalidad atrevida, con una nueva cultura: triunfan rápido, sin estudiar o sin trabajar duro”, alertó la socióloga.
Ya muchos jóvenes manifiestan el deseo de convertirse en youtuber, lo ven como una “profesión” cómoda, divertida, sin horarios y les deja según su perspectiva fama y dinero.

Artículo anterior

La oración edificará su matrimonio

Siguiente artículo

Salir del área de comodidad