DiócesisPanamá

Primer Congreso de Pastoral de Turismo

Con la participación de tres representantes del Vaticano, obispos y sacerdotes de Latinoamérica, así como de miembros de la pastoral de turismo de la iglesia Católica, fue inaugurado el Primer Congreso Latinoamericano de Pastoral de Turismo, que se celebró en Panamá del 25 al 29 de septiembre.
Se trata de una actividad cuyo lema es “Turismo, peregrinación y desarrollo sostenible”, previa a la celebración en el país de la Jornada Mundial de la Juventud en enero de 2019, cuando se recibirá a miles de peregrinos de todos los continentes.
Durante su intervención, monseñor José Domingo Ulloa, arzobispo de Panamá, destacó que el turismo se ha de considerar como una fuente de riqueza que fortalece el apoyo entre hermanos y promueve el contacto con la naturaleza, que es la belleza esparcida de la creación. “Latinoamérica es rica en patrimonio cultural y religioso que debe estar a la disposición de todos y ser mostrado al mundo”, resaltó.
En tanto, monseñor Francisco Froján Madero, de la Secretaría de Estado del Vaticano, encargado de Centroamérica, fue enfático al afirmar que Latinoamérica tiene una gran riqueza en arte religioso que no puede quedar sin verse porque a través de él se puede mostrar el camino de Dios.
Por su parte, Juan Planells, rector de la Universidad Santa María La Antigua, argumentó que el turismo es una fuente de ingresos, pero los católicos vemos en él un instrumento para llevar la palabra de Dios al mundo. “Esa es su riqueza” reafirmó.
Asimismo, la embajadora de Panamá ante el Vaticano, Miroslava Rosas Vargas, se refirió al turismo religioso como una vía para construir puentes y cultura, pues se realiza en espacios de carácter motivacional, en lugares santos que son centros de peregrinaje.
El congreso incluyó una visita guiada por las iglesias del Casco Antiguo y una eucaristía en conmemoración del Día Mundial del Turismo, que se celebró el 27 de septiembre.

Artículo anterior

Alegría en Rincón de Las Palmas

Siguiente artículo

La Biblia: compañera y luz de nuestro camino