ComunidadParejas

Personalidad de hombres y mujeres no es igual

Sin la conciencia de que debemos ser diferentes, los hombres y las mujeres nos llevamos mal. Solemos disgustarnos o sentirnos frustrados con el sexo opuesto porque hemos olvidado esta importante verdad.
Esperamos de los miembros del sexo opuesto, que se parezcan más a nosotros. Deseamos que quieran lo que nosotros queremos y sientan lo que nosotros sentimos.
Suponemos, equivocadamente, que si nuestras parejas nos quieren, van a reaccionar y comportarse de determinada manera, tal como nosotros reaccionamos y nos comportamos cuando queremos a alguien.
Esta actitud nos predispone a sentirnos decepcionados una y otra vez y nos impide tomarnos el tiempo necesario para comunicarnos afectivamente en relación con nuestras diferencias.
Erróneamente, los hombres esperan de las mujeres que piensen, se comuniquen y reaccionen tal como lo hacen ellos; las mujeres cometen también el error de esperar de los hombres que sientan, se comuniquen y respondan como lo hacen ellas.
Hemos olvidado que los hombres y las mujeres tienen que ser diferentes; o en consecuencia, nuestras relaciones están llenas de fricciones y conflictos innecesarios.
Un reconocimiento y un respeto claros de estas diferencias reducen espectacularmente la confusión en el trato con el sexo opuesto. Si no olvidamos que los hombres y las mujeres son diferentes, por lo general todo problema o discusión  debe tener una explicación válida que evite conflictos mayores.
Una buena comunicación es una de las bases de toda relación. Hablar las cosas a tiempo evita interpretaciones equivocadas, enojos silenciosos y sobre todo rencores.

Artículo anterior

Colaboración en los deberes escolares

Siguiente artículo

¿Cómo ayudar a un amigo que pasa por una crisis?