DiócesisPanamá

Peregrinaje de fe

El 21 de octubre próximo, la iglesia en Colón celebra una de las más populares manifestaciones de fe del país: la procesión del Cristo Negro de Portobelo.
La comunidad portobeleña se prepara para recibir a miles de peregrinos que viajan de cada rincón de Panamá para dar testimonio y agradecer los favores recibidos de Jesús Nazareno.
Es también una manifestación de turismo religioso, que busca ser incluida en la ruta de Fe que se establecerá con la Jornada Mundial de la Juventud.
El Nazareno de Portobelo saldrá del templo el 21 adornado con las prendas recibidas de sus fieles y su vestido rojo vino, que puede llegar a medir 99 pulgadas de largo y 110 de ancho. El morado lo utiliza el Miércoles Santo. Cada vestido que usa tiene su historia y es donado por los feligreses, que esperan su turno por años para hacer la donación. Ya cuenta con su vestuario hasta el 2021.
Las flores que adornan el anda no son naturales, sino que son confeccionadas con cera de velas por mujeres de la comunidad.
Una particularidad de esta manifestación de fe es la diversidad de las penitencias que ofrecen aquellos que agradecen al Nazareno los favores recibidos y que pueden llegar a ser extenuantes y dolorosas.
Miles de fieles caminan desde comunidades distantes para llegar hasta su santuario de Portobelo.

Artículo anterior

El Evangelio en el rostro de las culturas

Siguiente artículo

Evangelizar: tarea de todos