Seguir el camino de Jesús

Escrito por Super User on . Posted in Opinión

Laura Itzel Guerra Duarte
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Iniciando la cuaresma, la cual es un tiempo de reflexión y de conversión, me hago la siguiente pregunta: ¿Vivimos realmente el camino de Jesús, para llegar plenamente a la conversión?
Seguir a Jesús no es tarea fácil, pero tomando en cuenta lo que nos dice Juan 3, 16-18, que el amor de Dios para nosotros es infinito, tanto, que nos envió a su Hijo para liberarnos de las cadenas del pecado, y hacernos herederos de la vida eterna. Es posible seguirlo.

El camino de Jesús es un modelo de santidad para todos aquellos que creemos y tenemos fe en Él. Su larga peregrinación y ayuda al prójimo nos enseña el mayor signo de humildad y entrega por un pueblo que le dificulta reconocer su reinado de esperanza y amor, pero que cumpliendo la misión encomendada por su Padre Dios se mantiene firme por medio de la oración.

Hoy frente a un mundo más globalizado en donde la figura de Cristo está siendo arrebatada de la conciencia de cada ser humano; es importante renovarnos y considerar las palabras de Jesús a Nicodemo en Jn 3, 5-7, el cual nos invita a nosotros a nacer de nuevo en su espíritu para ser hombres y mujeres renovados.
Su vida pública es una de las mayores enseñanzas de vida para seguir su camino como nos los señala en Mc 9, 35-37: la importancia de ser servidor de todos y no considerarse ser el primero. Igualmente, la gran lección indicada en Mc 8, 34-38: “Si alguno quiere seguirme, que se niegue a sí mismo, tome su cruz y sígame”; situación que hoy día muchos nos cuesta asumir porque conlleva a saber manejar cada situación que se presente desde el plano familiar, social y laboral. Es por ello, que a la luz de su palabra encontraremos las respuestas.

Vivir el camino de Jesús lleva a una enseñanza personal, donde conlleva redescubrir internamente ¿cuál es mi misión? ¿Qué quieres Jesús en mi vida?
Respuestas que solo están dentro de ti mismo y que podrás reconocer si estás preparado en tu práctica personal de oración, sacramentos y ayuda al prójimo.