Actualidad

No te quedes por fuera, sé parte de la JMJ

La Iglesia católica panameña vive uno de los momentos más importantes de su historia al llevar sobre sus hombros la responsabilidad, como país sede, de la Jornada Mundial de la Juventud 2019. A 9 meses de este gran evento, queremos despejar algunas de las interrogantes que existen, y brindar datos que pueden ser de interés para peregrinos y voluntarios de este importante acontecimiento.

Los Peregrinos

Es toda persona entre 15 y 30 años que cumpla con los requisitos de participación. Pero, por condiciones de coordinación de grupos, sacerdotes o religiosos pueden ser edades superiores y siempre debe haber una persona mayor de edad seleccionada como responsable las personas que van a participar para que realice el registro de todo el grupo.

Festival de la Juventud

Quienes participen del Festival de la Juventud y la Feria Vocacional, también deben estar inscritos como peregrinos.

Esta actividad se iniciará el lunes 21 de enero del 2019, antes del comienzo de las actividades principales de la JMJ y durará hasta el domingo después de la misa final. Los eventos se realizarán en tarimas centrales, al igual que en distintos puntos de la ciudad de Panamá, en horas de la tarde y noche. Resaltamos que aún estás a tiempo de enviar tu propuesta para participar de este festival.

La invitación está abierta a todos, Católicos o no, que quieran expresar su fe en Cristo a través de algún evento artístico, hasta el 30 de mayo de 2018.

Es importante inscribirse porque de esta forma se puede participar de todos los eventos de la JMJ, además de que se contribuye a la preparación y costos de organización. Si te inscribes, el Comité Organizador Local (COL) podrá organizar los lugares de hospedaje, catequesis, distribución de comida y transporte para los peregrinos; así como la logística de las diferentes ceremonias, actos y eventos.

Hay diferentes modalidades de inscripción que se distinguen según su duración. La modalidad “A” es para toda la semana, la modalidad “B” es para viernes, sábado y domingo, y la modalidad “C” que es para sábado y domingo solamente. El peregrino elige si desea alojamiento, alimentación, etc., pero, todas las modalidades incluyen transporte, seguro y el kit del peregrino, que se entregará en la parroquia o centro asignado por la organización al inicio de la JMJ.

Para ingresar al área de los eventos hay que estar inscritos; si eres peregrino tendrás que mostrar un documento para tener acceso al área que te haya asignado la organización. Hay que tener en cuenta que el hecho de que te hayas inscrito, no asegura que podrás ubicarte en el área que deseas, pues a cada grupo, se le asignará un área específica que será la que deben ocupar.

Voluntarios

El voluntariado es el alma de la Jornada Mundial de la Juventud, por eso se hace necesario que pongas tus dones al servicio del Señor y te inscribas como tal. Los voluntarios serán asignados a las  actividades Masivas y No Masivas, y eso va a depender de tu edad.

En las actividades no masivas, es decir las que mueven cantidades reducidas de personas, apoyarán los voluntarios de rangos de edad entre 15 y 18 años, y más de 40 años; y en los masivos, se enfrentarán a las grandes masas, los voluntarios entre 18 y 39 años de edad.

Las funciones se asignan de acuerdo con la información suministrada del perfil, que es ingresada en el área de voluntario, y la función es asignada de acuerdo con los conocimientos y experiencias. El voluntario debe estar dispuesto a servir en el área que se le asigne. Es importante saber que hay tres tipos de voluntariado; el primero es el que ayuda directamente en la parroquia. Estos apoyan en las actividades parroquiales y durante la jornada para la atención de los peregrinos. Los voluntarios de largo plazo son los que trabajan directamente con el COL en las distintas direcciones que existen y donde los asignen, ya sean diseñadores gráficos, traductores, etc.; y el voluntariado de corto plazo, que trabaja directamente en la semana de la jornada donde sea que la Dirección de Voluntariado lo asigne, a lo largo del país, ya sea apoyando como guías, ayudando con el idioma, en las estaciones del metro, y más. Hay que aclarar que este tipo de voluntarios no va a participar necesariamente en los eventos en los que esté el Papa, pero sí del encuentro de voluntarios que se realiza finalizada la misa de envío.

Son tres las modalidades de paquetes para voluntarios, que pueden ver con más detalle en la página web www.panama2019.pa

Familia de Acogida

Una familia de acogida puede ser cualquier hogar panameño que quiera abrir las puertas de sus casas para compartir con los  peregrinos, sin distingo de raza o credo, creando un vínculo de amistad con ese país que los acoge. Ser una familia de acogida es sencillo; lo más importante es ofrecer a los peregrinos un espacio seguro y limpio para su descanso y para poder guardar sus pertenencias. Así mismo, ofrecerles acceso a la utilización de un baño, en donde puedan asearse antes de salir y al llegar. No hablamos de camas, hablamos de espacios.

Otro requisito es compartir con ellos un momento en familia, preguntarles cómo les fue,  intercambiar comentarios e ideas, conocerse y crear un vínculo de cercanía. Vigilar que el peregrino esté bien de salud es otro aspecto por el que debe velar quien aloja; sin embargo, en caso de notar algún problema o alguna situación que ponga en peligro la vida del peregrino, debe notificarlo a su parroquia, pues son ellos los responsables de los jóvenes.

El peregrino trae su bolsa de dormir así que no requiere de cama, y no estará en la casa, pues sale muy temprano para las catequesis y llega de noche a descansar, por lo que no hay que brindarle una atención durante el día en los hogares.

Los peregrinos se encargan de su movilización, y las familias de acogida no tienen responsabilidad de movilizarlos; ellos vienen a caminar junto a sus delegaciones, y eso forma parte del  peregrinaje en sí.

Artículo anterior

Centro San Juan Pablo II arranca en La Chorrera

Siguiente artículo

Necesitamos conocer y valorar lo que tenemos