ComunidadJóvenes

Cómo logró cultivar una verdadera amistad

“Como el hierro que se afila con hierro, así un amigo se afila con su amigo”, el texto bíblico de Proverbios 27-7 indica que habrán conocidos en tu vida, pero debes reservar la zona profunda de la amistad a aquellos que caminan con Jesús y te ayuden a llevar una vida agradable para Dios.

Para conquistar una amistad hay varios principios que te pueden ayudar a conquistar y cultivarla como lo es el no criticar, ni condenar, mostrar interés genuino en la otra persona, sonreír, hacer que se sienta apreciada y respetada.

La psicóloga Irina Jiménez Samsonova, de la empresa Persona Development, manifestó que existen muchas cosas que son mejores cuando son nuevas; no obstante, respecto a la amistad un amigo es mejor cuando más antiguo es y cuando esta es demostrada con hechos. Tu amistad perdurará por mucho tiempo si la cultivas y no la desatiendes.

Sin duda alguna, la amistad sufrirá algunos cambios cuando tengas que cambiar de residencia por estudios o empleo y cuando contraigas matrimonio, indica Jiménez, no obstante, la verdadera amistad es de corazón y ante las diversas circunstancias esta se hará mucho más fuerte con los años.

En el libro de Proverbios 18-24, cita la Psicóloga Jiménez dice “Hay quienes parecen amigos pero se destruyen uno a otros, el amigo verdadero se mantiene más leal que su hermano y nunca lo abandona aun cuando ocurra una calamidad”.

La especialista recomienda que si tu mejor amigo sufre una etapa de dificultad no dudes en preguntarle ¿Qué puedo hacer por ti? cuando te cuenta una situación de un modo muy confidencial, un buen gesto de lealtad es respetar la privacidad de sus palabras.

No olvides tener en cuenta felicita a tu amigo en el día del cumpleaños o por algún reconocimiento con algún detalle especial, señala.

Es importante tener presente que para  poder cultivar un amigo y mantener en las relaciones de amistad es necesario saber que cada persona necesita tener su espacio por tanto, así como defiende tu propio espacio también debes respeta el espacio del otro.

Dos amigos forman un equipo, pero nunca olvides lo que tú puedes aportar para que esa amistad siga siendo cada vez más fuerte con los años.

Artículo anterior

Es mejor una discusión sana que pensar mal del otro

Siguiente artículo

¿Vives un Evangelio a la carta?